Carmen Franco Polo, la única hija del dictador, ha muerto este viernes a los 91 años en su domicilio de Madrid, según ha confirmado su nieto Luis Alfonso de Borbón en las redes sociales.

A primera hora de este viernes, Luis Alfonso de Borbón colgaba en su cuenta de Instagram una foto con su abuela acompañada del siguiente mensaje: “Dios se ha llevado a Man (d.e.p), pero ella no se ha ido: la tendré SIEMPRE en mi CORAZON”. De manera inmediata, familiares y allegados le han dado el pésame a través de la misma red social.

Este mismo jueves su hija, Carmen Martínez-Bordíu, confirmaba en declaraciones a TVE que había recibido la extremaunción después de que su estado de salud empeorara.

Nacida en Oviedo en 1926, padecía un cáncer terminal que le fue detectado este verano. Desde este jueves por la mañana se han acercado al domicilio de Carmen Franco, ubicado en la calle Hermanos Bécquer de la capital, diversos familiares y amigos.

Entre los seres queridos que accedieron al edificio, se encontraban sus dos hijas, Mariola y Carmen, y su nieta Cynthia Rossi, así como Luis Miguel Rodríguez, expareja de Carmen Martínez Bordiú.

En su intervención en TVE, su hija Carmen Martínez Bordiú se mostraba resignada y reconocía que su madre había vivido “muchos años con una vida plena”. Confesaba, además, que aunque le daba miedo “la pérdida”, había aprendido a vivir sin “la gente que ya no está”.

Desde que los médicos le detectaron el cáncer el estado de salud de Carmen Franco empeoró progresivamente y permaneció en su residencia de Madrid sin apenas salir a la calle.

Carmen Franco tenía siete hijos, dos títulos nobiliarios, cargos en 21 empresas, una fortuna y el emblemático pazo de Meirás. En los últimos años residía con ella su nieto Daniel, hijo de Cristóbal y la presentadora Jose Toledo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.