El monarca marroquí fue a recibirlos al aeropuerto y luego se volcaron en mostrar su amistad en torno a una mesa redonda en la que degustaron diversos platos de comida típica y con una cena de gala

Los reyes abrieron este miércoles su esperada visita de Estado a Marruecos con el caluroso recibimiento que le brindaron Mohamed VI y la Familia Real alauí al completo y en la que ambos Gobiernos firmaron once acuerdos como señal del interés mutuo en potenciar su relación estratégica.

Mohamed VI, como ya hizo en 2014 cuando don Felipe y doña Letizia hicieron su viaje de presentación tras el relevo en el trono, les dio la bienvenida en el mismo aeropuerto como gesto de cercanía y amistad hacia los reyes.

Junto al monarca alauí, estuvo su hijo, el príncipe heredero Moulay Hassan, de 15 años, su hermana, Lalla Khadija, de 11, y todos sus hermanos, el príncipe Moulay Rachid y las princesas Lalla Meryem, Lalla Asma y Lalla Hasna.

Al pie del avión en el que llegaron de Madrid con cinco ministros, Mohamed VI saludó con afecto a los reyes, con quienes mantuvo una primera conversación en el pabellón de autoridades.

La ceremonia oficial de bienvenida fue en el Palacio Real, donde la Familia Real marroquí volvió a agasajar a sus invitados después de que la visita se haya hecho esperar tres años.

También en las calles, varios cientos de personas vitorearon a la comitiva real a su llegada al palacio a lo largo de una avenida engalanada con banderas españolas y marroquíes.

A diferencia de 2014, la ausente en el recibimiento fue la princesa Lalla Salma, después de que el pasado mes de marzo se publicara su divorcio de Mohamed VI y a la que no se ve en público desde diciembre de 2017.

Los dos monarcas mantuvieron otro encuentro el Palacio Real antes de la firma de los once acuerdos con la que los dos Gobiernos quisieron evidenciar el “excelente” momento que atraviesa su relación, en especial, en materia migratoria, a pesar de que en 2018 llegaron a España unos 65.000 inmigrantes de forma irregular, en su mayoría, desde Marruecos.

Además de establecer una Asociación Estratégica Global entre los dos países, entre los convenios destaca el refuerzo de la lucha contra la delincuencia organizada en el ámbito de la inmigración, el terrorismo y la seguridad, tanto a nivel operativo como de información.

En materia de energía, se sientan las bases para crear una alianza privilegiada y proyectar una tercera interconexión eléctrica para responder a la creciente demanda marroquí -el 15 por ciento de su consumo de electricidad procede de España-.

También se rubricaron varios acuerdos culturales, como la donación a Marruecos del Gran Teatro Cervantes de Tánger, y otro para facilitar el tránsito de pasajeros y mercancías entre Tánger y Algeciras (Cádiz).

La cena de gala, en la que no hubo discursos, puso fin a la primera jornada de la visita.

De nuevo Mohamed VI y su familia, vestidos ya con la tradicional chilaba y el gorrete marroquí (tarbush), se volcaron en mostrar su amistad a los reyes en torno a una mesa redonda en la que degustaron diversos platos de comida típica marroquí.

En sus saludos y conversaciones, Felipe VI, de 51 años, y Mohamed VI, de 55, transmitieron la buena sintonía de la que siempre se preciaron sus padres, Juan Carlos I y Hasán II.

El viaje de don Felipe y doña Letizia se limita a poco más de 24 horas, distribuidas en dos días en Rabat, que proseguirá mañana, jueves, aunque sin presencia ya del monarca alauí.

En enero del pasado año, cuando se tuvo que aplazar la visita, la idea fue recorrer tres ciudades en otros tantos días.

La última visita de máximo nivel de los reyes tuvo lugar hace catorce años, en 2005, a cargo de Juan Carlos I y doña Sofía.

En la jornada de mañana, don Felipe y doña Letizia harán la tradicional ofrenda floral ante el Mausoleo donde están las tumbas de Mohamed V y Hasán II y se reunirán con escritores marroquíes en lengua española.

Entre medias y por separado, Felipe VI presidirá la puesta de largo del Consejo Económico Marruecos-España, donde pronunciará su primer discurso, y la reina visitará una escuela de niños de acogida.

La agenda se completará con un encuentro ante la colectividad española, en el que el rey también pronunciará unas palabras, antes de regresar a Madrid.


Source link

Deja un comentario