M. M.

Miquel Roca Junyent, padre de la Constitución Española, destacado miembro de Convergència Democràtica de Catalunya, abogado defensor de la Infanta Cristina y muchas cosas más, es también uno de los padres constitucionales que con más honestidad ha criticado la función del Senado, una cámara alta que tras 40 años de democracia no ha conseguido hacerse con una función de importancia en la vida democrática española.

Roca ha admitido que los constituyentes no estuvieron “muy brillantes” a la hora de formular como sería la cámara alta y que además “tenían prisa por acabar” tras duras negociaciones que se prolongaron muchos días y muchas noches.

“Seguramente donde más nos equivocamos fue en el Senado. No teníamos experiencia pero sí cierta prisa por terminar por razones externas y en el Senado no estuvimos muy brillantes. Y tiene a mi entender mucho de segunda cámara, de una especie de cámara de apelación o de correción. Pero no está realmente representando eficazmente la necesidad de una cámara que refleje la estructura territorial de España”, ha dicho el político catalán.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.