El abogado catalán y uno de los padres de la Constitución, Miquel Roca, entiende que el punto fundamental que España debe abordar a la hora de tratar de resolver la cuestión territorial se encuentra “en el terreno de los gestos”. Así lo ha expresado durante su comparecencia este miércoles en la comisión de modernización del estado autonómico del Congreso, en el que ha considerado que es esencial “reconocer la singularidad” territorial, algo que ha vinculado con la propia esencia de la “democracia”.

“Democracia es reconocer la singularidad”, ha enfatizado Roca, que ha defendido su punto de vista citando el discurso que él mismo dio en el Congreso de los Diputados hace 40 años respecto este mismo punto. “La diferencia no hace a nadie más importante y no genera privilegios. La diferencia simplemente sirve para respetar al diferente”, sentenció por aquel entonces, ha recordado.

Igualmente, ha matizado que la singularidad debe ser reconocida para “todo aquel que lo reclame” pero ha insistido que el respeto a la diferencia es esencial en democracia. “Allí donde unos conviven con otros, hay que reconocer los acentos distintos que se expresan en, por ejemplo, una lengua, una cultura, unas instituciones o en un derecho”, ha sentenciado.

A juicio del padre de la Carta Magna, la situación actual de conflicto en Catalunya fuerza la revisión de la organización territorial del Estado pero no necesariamente de la Constitución. A su juicio, la Constitución del 1978 “nos da mucho margen para que sin reformarla se aborden cambios trascendentes en la organización territorial”.

En este sentido, ha citado dos elementos que le parecen claves: la revisión del sistema de financiación autonómica y la reforma del Senado como cámara territorial. Pero más allá de estos asuntos, para Roca es más urgente avanzar “en el terreno de los gestos, de la proximidad, de los acentos, de los reconocimientos, de las sensibilidades y los sentimientos”. Y se ha reafirmado en que el modelo territorial, a su juicio, no está fallando por un “tema competencial”.

Eso sí, ha dejado claro que cualquier vía debe pasar por la propia reforma de la Constitución y no “al margen” de ella. “La constitución tiene que respetarse en su integridad”, ha subrayado Roca, dando a entender que no caben vías unilaterales.

En todo caso, Roca ha animado a los diputados presentes en la comisión a abordar el asunto y ha mostrado su confianza en que exista acuerdo. “Si en 1977 nos enfrentamos a todo lo que tuvimos que enfrentarnos y lo hicimos, ¿ahora que tenemos los instrumentos para poder pactar y acordar y entendernos, no lo podemos hacer?”, se ha preguntado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.