Cuando Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán Loera fue atrapado y extraditado a EE.UU., Dámaso López Serrano, de 29 años, conocido como ‘Mini Lic’ y líder de una de las facciones del cártel de Sinaloa, se perfilaba como su posible sucesor. No obstante, se entregó a las autoridades estadounidenses y, en el juicio, reconoció las acusaciones en su contra.

Ante la Corte del distrito sur de California, con sede en San Diego, López Serrano firmó el miércoles su declaración de culpabilidad, a través de la que admitió haber importado miles de kilogramos de cocaína, heroína y metanfetaminas a EE.UU. y haber utilizado armas de fuego para promover las actividades narco que realizaba el cártel de Sinaloa, señaló The San Diego Union–Tribune.

El juez Dana Sabraw anunció que la sentencia será conocida el 12 de julio próximo. Podría ser condenado, al menos, a diez años de prisión efectiva.

Ascenso y caída

Desde que ‘El Chapo’ fue atrapado, ‘Mini Lic’ ha estado considerado como su posible sucesor.

Investigadores forenses trabajan en una escena del crimen en México.

Es hijo de Dámaso López Núñez, alias ‘El Licenciado’, quien fue la mano derecha de Guzmán, aunque luego de la detención del líder narco, en enero de 2016, mantuvo un enfrentamiento con los hijos de este, Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán, por el control del cártel.

Por eso, cuando fue atrapado, ‘Mini Lic’ se puso al frente de esa facción del grupo delictivo, hasta que se entregó a la Agencia Antidrogas de EE.UU. (DEA, por su sigla en inglés) en Calexico, en la zona fronteriza de California. Las autoridades estadounidenses lo definieron como el “narcotraficante mexicano de mayor rango” que se haya entregado a las autoridades.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.