Los drásticos cambios climáticos que tuvieron lugar hace 12 millones de años tuvieron efectos radicales en el planeta: el Mediterráneo se quedó reducido a unas marismas, la aridez invadió la península ibérica e hizo que al reducto húmedo de Cataluña y el sur de Francia llegaran grandes comunidades de roedores que se trasladaron desde las secas tierras del sur.

Más de 50 años de excavaciones en más de cien yacimientos fósiles de la península ibérica y el sur de Francia han sido recogidos ahora en un estudio liderado por la Universidad Complutense de Madrid que ha analizado la evolución de la fauna más antigua de roedores que habitó en esa región hace entre 12 y 5 millones de años. Estos animales tuvieron que desplazarse paulatinamente hacia el norte en busca de ambientes húmedos, huyendo de la aridez provocada por los cambios climáticos.

El estudio se centra en faunas de roedores durante un intervalo temporal muy interesante, enmarcado en un contexto de enfriamiento e incremento de la aridez a escala global. Por ejemplo, la crisis del Messiniense, hace 6 millones de años, secó por completo el Mediterráneo. En este contexto, las faunas más antiguas tuvieron que desplazarse hacia el norte para poder sobrevivir.

Imagen de la ciudad de Tikal 3D del sureste.

La importancia de los roedores radica en que se trata de especies que aportan mucha información valiosa, puesto que muestran una amplia distribución geográfica, diversidad y sensibilidad a cambios ambientales, además de contar con numerosos yacimientos fósiles que permiten realizar importantes estudios paleoecológicos.

La comprensión de estos fenómenos sucedidos en el pasado y saber cómo afectaron a la fauna y flora existente es imprescindible para poder predecir lo que podría ocurrir en el futuro, algo de importancia capital en una época como la actual, en la que también estamos asistiendo a un cambio climático.

En el estudio, además de la Universidad Complutense de Madrid, colaboraron el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España, el Instituto Catalán de Paleontología, el Museo de Historia Natural de Berlín y la Universidad de Harvard.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.