El pasado 8 de enero, funcionarios públicos de México y la Unión Europea (UE) iniciaron una nueva ronda de negociaciones en la capital del país latinoamericano con el objetivo de actualizar el tratado comercial que mantienen desde el año 2000.

Entre los asuntos pendientes del Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea (TLCUEM) se encuentra la ‘batalla’ por el queso manchego, uno de los más de 300 productos de intercambio que la UE pretende proteger a la hora de revisar las condiciones de ese acuerdo.

La región española de Castilla-La Mancha ostenta la denominación de origen de este producto, que elabora con leche de oveja de raza manchega. Sin embargo, México también produce su propia versión con el líquido procedente de las ubres de las vacas.

Cambio de nombre

Por este motivo, Bruselas desea lograr que México denomine de manera diferente a esa variedad que produce. Otros quesos a los que querría aplicar esa modificación son el parmesano italiano y el feta griego.

El manchego elaborado en México representa aproximadamente el 15 % del mercado de quesos en ese país, un dato que podría provocar una fuerte oposición de la industria lechera mexicana a la propuesta europea, de acuerdo con la agencia AFP.

En cualquier caso, las exportaciones de México hacia los países de la UE —estimadas en 19.000 millones de dólares— “son moderadas” en comparación con los 302.000 millones de dólares que obtiene por el envío de productos a Estados Unidos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.