Varios operativos efectuados por autoridades estatales y municipales de Veracruz (Mexico) sorprendieron a los expendedores de comida que se encuentran alrededor del hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) después de que diferentes ciudadanos denunciaran que servían carne de perro, informa El Universal.

Las sospechas comenzaron cuando se difundió un video en redes sociales en el que una mujer dudaba sobre el contenido de un tamal. Con unos guantes de plástico, esa fémina removía los restos de ese alimento mientras expresaba su desconfianza.

“La carne y los huesos no me parecieron de cerdo. Tenían un sabor que no era de cerdo pero, como lo condimentan mucho junto con la masa, no sabe mal”, expresa la protagonista de ese documento gráfico.

Momentos después de afirmar que mandó analizar el tamal, otra mujer ofrece su opinión: “Es una costilla. Al parecer es de perro, porque es un animal pequeño. No es de cerdo por el tipo de hueso que es”.

Ante estas crecientes dudas, las autoridades decidieron intervenir. Como parte de los operativos realizados, peritos de la Fiscalía General del Estado (FGE) tomaron muestras de los alimentos para determinar la certeza de esas sospechas.

El presidente municipal del puerto de Veracruz, Fernando Yunes Marquez, confirmó que se efectuaron recorridos con personal de la Fiscalía mexicana. Los resultados de las muestras estarán listos en un par de semanas.

Deja un comentario