Mercadona abandona finalmente las bolsas de plástico tradicionales

[ad_1]

Mercadona ha dado el paso definitivo en lo que se trata de un movimiento inevitable en los establecimientos europeos: sus bolsas de plástico tradicionales ya no están disponibles. Ahora mismo la compañía propone tres alternativas a los clientes que estén interesados en adquirir una bolsa en la cual llevarse los artículos que hayan comprado.

Una de las opciones son las bolsas de rafia que ya se venían utilizando, otra las de papel, y por último están las bolsas fabricadas utilizando plástico reciclado por la propia empresa (procedente de los mecanismos de embalado donde el plástico sigue siendo imprescindible). El volumen de plástico reciclado de estas bolsas es de entre el 50% y el 70%, cumpliendo así las exigencias y normativas de reciclado de la Unión Europea.

A partir de ahora las más de 1500 tiendas que tiene Mercadona ya aplican esta nueva normativa e intentan trabajar en equipo para que se reduzca el impacto medioambiental que hasta ahora suponía el uso de bolsas de plástico clásicas.

Según las estadísticas que ha desvelado la cadena, cada año están aprovechando nada más y nada menos que 3000 toneladas de plásticos que proceden de su propio organismo por ser los distintos embalajes que se van recuperando en sus comercios. Cuando en cada tienda se ha acumulado un volumen suficiente de estos embalajes se envían por los conductos internos a Saica, que es la entidad que trabaja con Mercadona para que esos plásticos se transformen en granza y que después en último lugar Plasbel lo pueda utilizar para crear en este paso las bolsas de plástico. El proceso puede parecer complicado, pero al final resulta beneficioso para todas las partes implicadas y también aporta ese granito de arena al medioambiente del que habláblamos.

Las bolsas de rafia seguirán costando 50 céntimos para los clientes interesados, mientras que las bolsas de papel cuestan 10 céntimos y las de plástico reciclado exactamente lo mismo. Con la elección de un tipo de bolsa u otro los clientes ya estarán apostando por el reciclaje y tendrán una manera cómoda de llevarse su compra a casa.

Este tipo de iniciativas tendrán que ser frecuentes en los próximos meses por parte de las demás entidades que todavía tienen bolsas de plástico en stock para su acceso por parte de los clientes de una manera pagada. Las normas están claras y van a marcar un antes y un después para que el medio ambiente no siga sufriendo el impacto del plástico.

Foto: cocoparisienne

[ad_2]

Source link

Deja un comentario