La primera ministra británica, Theresa May, ha convocado para hoy una reunión especial del Gobierno para evaluar la respuesta del Reino Unido a la crisis surgida por el ataque químico que se atribuye al régimen de Bachar Al Asad.

Según fuentes oficiales, la “premier” conservadora se reunirá esta tarde con sus ministros a fin de considerar las opciones sobre un eventual apoyo del Reino Unido a una posible operación militar de Estados Unidos contra Siria.

La líder conservadora dijo que todo indica que Asad ha sido responsable del ataque y advirtió de que el “continuo uso de armas químicas no puede quedar sin respuesta”

La jefa del Gobierno parece dispuesta a participar en la acción militar sin buscar antes el visto bueno del Parlamento, que está en receso hasta la próxima semana, informó la BBC.

La líder conservadora dijo ayer que todo indica que el régimen de Al Asad ha sido responsable del ataque químico del pasado sábado contra la localidad siria de Duma y advirtió de que el “continuo uso de armas químicas no puede quedar sin respuesta”.

La oposición laborista británica está a favor de consultar al Parlamento antes y ha advertido de que un bombardeo por parte de EE.UU. puede agravar la situación en Siria.

Se estima que en el supuesto ataque químico del sábado, unas 70 personas perdieron la vida.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca de 500 fueron atendidas en centros médicos con síntomas de exposición a agentes químicos y al menos 43 de los fallecidos presentaban cuadros relacionados con una exposición a sustancias tóxicas.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, advirtió ayer de que Rusia debe estar preparada para una actuación con misiles contra Siria.

Deja un comentario