Los expresidentes de la Generalitat Artur Mas (PDeCAT) y José Montilla (PSC) han pedido ‘seny’ a los partidos para poder formar un nuevo Govern y no repetir las elecciones.

Lo han dicho en una entrevista simultánea de ‘El Punt Avui‘, en la que coinciden en la dificultad de que Carles Puigdemont (JuntsxCat) pueda liderar el Govern desde Bélgica.

Mas señala que Puigdemont es el candidato natural a la Presidencia pero admite que si regresa será detenido o encarcelado: “Es una decisión personal que debe tomar él. Yo di un paso al lado y le propuse a él de presidente”.

Sobre la posibilidad de investir a Puigdemont telemáticamente, Montilla defiende que el procedimiento debe hacerse respetando el reglamento del Parlament, que no prevé esa posibilidad, y avisa de que no se puede presidir Cataluña desde Bélgica.

El socialista también alerta del riesgo de alargar la incertidumbre y la inseguridad porque, según explica, los no independentistas se opondrán a una investidura telemática y habrá intervención de los tribunales: “Espero que haya ‘seny’. El país necesita un Govern lo antes posible que pueda gobernar con normalidad”.

Prisión preventiva

Montilla ha calificado de extrema e innecesaria la prisión preventiva de los soberanistas encarcelados, si bien apunta que se han cometido delitos “con conocimiento” de causa y que se debe responder por ellos, aunque no considera que haya delito de rebelión.

En cambio, sí que contempla un posible delito de sedición en las protestas ante la sede de la Conselleria de Economía porque buscaban “impedir o dificultar la actuación judicial”.

También ve un error confundir que haya una mayoría de jueces conservadores con que no haya independencia judicial, y avisa a los independentistas de que “difícilmente se puede negociar con el Gobierno español” los encarcelamientos por causas soberanistas.

Mas coincide en que la prisión preventiva es injusta pero, a diferencia de Montilla, defiende que no se han cometido delitos porque la declaración de independencia no tiene categoría legal.

Además, reclama que el proceso soberanista requiere de una respuesta política y no judicial, y lamenta que el Gobierno central haya “endosado a los tribunales” la situación catalana, algo que califica como estrategia típica del presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy.

Mas señala que el independentismo no tiene suficiente mayoría como para imponer nada

Recuerda que no se ha dado respuesta a las 23 demandas que le trasladó como presidente a Rajoy y explica que estaba dispuesto a aceptar una consulta no vinculante en 2014: pero “nunca se encontraron interlocutores”.

Defiende la reivindicación de un referéndum pactado sobre la independencia -mientras que Montilla opta por un referéndum sobre una reforma constitucional acordada-, y señala que el independentismo no tiene suficiente mayoría como para imponer nada, pero tampoco los no independentistas porque tienen menos votos.

Ambos expresidentes coinciden en que la vía unilateral no es el mejor camino, si bien Mas lamenta que el Estado no haya ofrecido alternativa: “No se puede negar permanentemente la realidad de un reto político. Si no quieres administrarlo ni entenderlo, empujas al otro a la vía unilateral”.

También considera que el independentismo ha querido ir demasiado deprisa en algunos momentos y señala que, por ejemplo, él era partidario de que Puigdemont convocara elecciones antes de votarse proclamación de la independencia el 27 de octubre de 2017: “No podíamos perder la capacidad de iniciativa propia institucional”.

Montilla coincide en este punto y recuerda que el PSOE mantuvo viva en el Senado una enmienda para frenar el artículo 155 si se convocaban elecciones: “Puigdemont sabe que tenía garantías”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.