La emancipación tardía sigue siendo un rasgo característico de la juventud española. Más de una tercera parte de los jóvenes de entre 25 y 34 años –franja de edad en la que se considera que la mayoría ha acabado sus estudios y ya debería estar incorporado al mercado laboral– continúa viendo con sus padres. Y si el foco se pone por debajo de la treintena, entre los 25 y los 29, son más de la mitad quienes aún no se han emancipado, según ponen de manifiesto los datos de la Encuesta Continua de Hogares 2017 que acaba de hacer pública el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los datos sobre la composición de los hogares españoles también indican que las mujeres tienen más propensión a irse vivir solas muy jóvenes: el año pasado lo habían hecho el 1,6% de las menores de 25 años, frente al 1,1% en el caso de los hombres de esa edad.

La forma de vida más frecuente es la de una vivienda habitada por dos personas

En España crecen los hogares más pequeños, los formados por una o dos personas

Según el INE, el año pasado se crearon en España otros 66.700 hogares más, hasta totalizar un total de 18.472.800. Crecieron sobre todo los hogares más pequeños, los formados por una o dos personas. En concreto, la forma de vida más frecuente es la de una vivienda habitada por dos personas (30,4% de los hogares), aunque los que más crecieron (1,1%) son los hogares unipersonales, que ya representan el 25,4% del total.

. . (Redacción)

De todos modos, la forma de convivencia más habitual en España sigue siendo la pareja. El año pasado había más de 11,3 millones de hogares formados por parejas, con o sin hijos. Ello a pesar de que el número de parejas del mismo sexo se redujo más del 17%. Si se atiende al número de hijos, había casi cuatro millones de hogares formados por parejas sin hijos; 2,96 millones de parejas con un solo hijo; 2,78 millones con dos hijos, y 608.000 parejas que vivían con tres o más hijos. El 85% de ellas son parejas casadas, pero la forma de cohabitación que más crece es la de pareja de hecho (un 4,4% más que un año antes).

Aumenta el número de personas que viven solas

La forma más habitual de convivencia sigue siendo la pareja, y aumentan un 4,4% las parejas de hecho

Existen también 1,8 millones de hogares monoparentales, formados por uno solo de los progenitores y sus hijos. En el 83% de los casos es la madre la que está al frente del hogar. Y también en estos hogares predomina el hijo único.

La estadística también evidencia que continúa aumentando el número de personas que viven solas, y que el 42% de estos hogares unipersonales corresponden a personas de más de 65 años, fundamentalmente mujeres. En cambio, seis de cada diez hogares unipersonales de menores de 65 años corresponden a hombres. Otra diferencia significativa es que casi el 60% de los hombres que viven solos son solteros, mientras que prácticamente la mitad de las mujeres que residen solas son viudas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.