Barcelona se tiñe de amarillo. Unas 315.000 personas, según datos de la Guardia Urbana, han salido a la calle este mediodía para pedir la libertad de los líderes del independentismo presos en cárceles de Madrid en una manifestación de carácter transversal convocada por el Espai Democràcia i Convivència de la mano de entidades sociales, culturales, sindicatos y partidos políticos.

“Os queremos en casa”. Éste es el clamor primordial de una movilización que llena la popular avenida del Paral·lel de la Ciudad Condal, entre plaza España y el parque de les Tres Xemeneies. Una reivindicación para pedir la libertad de los nueve exmiembros del Govern y el Parlament y rostros visibles de entidades soberanistas encarcelados por el procés bajo acusaciones de rebelión y, en algunos casos, de malversación; así como el retorno de los “exiliados”.

Y es que este lunes se cumplirá medio año que el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, y el expresidente de la ANC y diputado de JxCat, Jordi Sànchez, se encuentran en prisión provisional. 164 días llevan entre rejas el exvicepresidente Oriol Junqueras y el exconseller de Interior Joaquim Forn. Por su parte, los exconsellers Jordi Turull, Raül Romeva, Josep Rull y Dolors Bassa suman cerca de dos meses en prisión preventiva –entre noviembre y ahora–, mientras que la expresidenta del Parlament Carme Forcadell acumula 24 días en prisión. Los manifestantes tampoco han olvidado a los políticos desplazados a Bélgica –Toni Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig–, Suiza –Anna Gabriel y Marta Rovira–, Gran Bretaña –Clara Ponsatí– y Alemania –Carles Puigdemont. Una larga lista que ha llevado a partidos y entidades a decir basta, como subraya el lema de la concentración: “Por los derechos y las libertades, por la democracia y la cohesión, ¡os queremos en casa!”.

Los organizadores han querido recalcar la transversalidad de la movilización. Así, confluyen hoy en la calle ANC y Òmnium junto a los sindicatos UGT y CC.OO., además de otras entidades como Unió de Pagesos, Associacions Veïnals de Catalunya (CONFAVC), la Federació d’Associacions de Pares i Mares de Catalunya (FAPAC) o la Unió de Federacions Esportives de Catalunya (UFEC). En el escenario político, convergen representantes de JxCat, PDeCAT, ERC, Demòcrates, CUP y los comunes. En este sentido y en comparación a otras movilizaciones del soberanismo, se han visto menos estelades y más carteles con mensajes.

Espai Democràcia i Convivència

El manifiesto pide “diálogo” para solucionar “un problema político” y exige la libertad de los presos y “el retorno de los exiliados”

El manifiesto del Espai Democràcia i Convivència –que han leído Quim Jubert, Natàlia Dufresne e Ismael Benito– ha sostenido su “defensa unitaria de las instituciones catalanas y el derecho de los catalanes a decidir su futuro” y su “firme compromiso con el resultado del 21-D”. “Los problemas políticos se deben solucionar en la esfera política y por la vía del diálogo y la negociación”, han recalcado. Por todo ello han insistido en el lema de la concentración: “Exigimos la libertad de todos los políticos y líderes encarcelados, así como el retorno de los exiliados”.

También ha tomado la palabra la mujer de Jordi Cuixart, Txell Bonet, y el hijo de Jordi Sànchez, Oriol Sànchez, que han leído palabras escritas por el presidente de Òmniun y el expresidente de la ANC desde Soto del Real: “Son momentos de injusticia pero también de esperanza, todos vosotros sois el motor de la lucha por la libertad para un futuro sin renuncias para nadie. Unidad, dignidad y coraje”, manifiesta Cuixart. “Gracias por no olvidarnos, no os dejéis atemorizar, seguid luchando por los derechos cívicos de forma pacífica”, defiende Sànchez.

Entre los dirigentes de partidos que se han dejado ver por la manifestación están Marta Pascal, Xavier Trias (PDeCAT); Elsa Artadi (JxCat); Pere Aragonès, Joan Tardà, Marta Vilalta (ERC), y Xavier Domènech y Elisenda Alamany (comunes). También han ido la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, y el vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri.

Roger Torrent

Cuando somos transversales, cuando somos plurales y nos unimos en la defensa de los derechos y la democracia, somos imparables”

El presidente del Parlament, Roger Torrent –principal institución de Catalunya sin president– ha aprovechado su presencia en la manifestación para denunciar la “regresión que amenaza los pilares fundamentales de la democracia que está haciendo el Estado español”.“Cuando somos transversales, cuando somos plurales y nos unimos en la defensa de los derechos y la democracia, somos imparables”, ha añadido.

Por su parte, la portavoz de JxCat, Elsa Artadi, ha enfatizado la nueva demostración de fuerza del soberanismo, descartado una presunta desmovilización: “A todos aquellos que dicen que el movimiento está desmovilizado, que la gente está cansada, les demostramos una vez más que no es así y que el resultado del 21-D se palpa hoy en las calles”. “Hoy somos aquí porque hay 16 personas que están en prisión o en el exilio por defender unas ideas políticas que representan a dos millones de personas”, ha agregado.

ERC ha insistido en subrayar “la transversalidad” de la manifestación de este domingo y ha vuelto a poner sobre la mesa “el frente democrático contra la represión”, en palabras de la nueva portavoz de los republicanos, Marta Vilalta. “Es una vergüenza que haya personas en prisión por unos delitos inventados, como sabe todo el mundo”, ha añadido.

Un argumento que también ha blandido el jefe de filas de Catalunya en Comú-Podem, Xavier Domènech, al defender que la “movilización transversal es el camino para recuperar los derechos y libertades” que cree que se están perdiendo por la actuación del Estado. Además, Domènech ha asegurado que esta “represión es global, porque afecta a Catalunya y a España”, y lo ha ejemplificado con el encarcelamiento de políticos independentistas.

UGT y CC.OO.

Los sindicatos argumentan que la marcha “tiene condición de clase” y subrayan que “la mayoría de la sociedad catalana cree que la prisión preventiva no está justificada”

El secretario general de UGT, Camil Ros, ha justificado su presencia en la concentración porque “la mayoría de la sociedad catalana cree que la prisión preventiva no está justificada”. “Pedimos que salgan en libertad Dolors Bassa –exsecretaria general de la UGT de Girona– y el resto de gente que está en la cárcel. La mayoría de la sociedad catalana también cree que no es momento de 155 ni de unilateralidad. No es momento de juicios ni de detenciones”, ha zanjado.

Un mensaje similar al que ha lanzado el secretario general de CC.OO. Catalunya, Javier Pacheco: “Estamos aquí hoy otra vez para intentar reclamar la construcción de espacios de cohesión y convivencia en Catalunya para construir una democracia más fuerte y que trabaje contra los elementos de represión e involución democrática de las decisiones que se están tomando política y jurídicamente”. Además, ha querido subrayar el carácter transversal de la concentración, lo que motivado la presencia sindical: “La controversia con los sindicatos en la manifestación de hoy no tiene carácter identitario, tiene condición de clase”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.