Decenas de refugiados que permanecían en Marruecos lograron pasar este sábado por la tarde en Melilla la valla situada en la frontera con España en un salto masivo.

Se calcula que más de doscientas personas lograron pasar antes de que las fuerzas policiales marroquíes y españolas lograran parar la entrada.

Los refugiados pasaron por la zona de Rostrogordo, la más alta de la ciudad, y se dirigieron corriendo al Ceti (Centro Temporal de Estancia para Emigrantes) para identificarse.

Algunas de estas personas, jóvenes en su mayor parte, resultaron heridas por las cuchillas situadas en las vallas o al caer desde lo alto de las alambradas. Todos iban cantando de alegría después de estar meses esperando el salto a España.

Los melillenses que celebraran hoy como toda España el día de Reyes se vieron sorprendidos en la calle por la carrera de estas personas para alcanzar el Ceti.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.