Las elecciones del 155 han dejado las cosas prácticamente como estaban en Catalunya: con una mayoría parlamentaria independentistas. Y, además, han dejado dos pésimas noticias para el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy: su partido, el PP, se ha desplomado hasta los tres escaños; mientras que Ciudadanos ha ganado con 37.

“Yo soy el presidente del Gobierno de España y de los ciudadanos de Catalunya y haré el esfuerzo de dialogar pero también de que la ley se cumpla. Espero que haya un Gobierno que no se sitúe encima de la ley”, ha afirmado Rajoy.

El presidente ha comparecido este viernes en Moncloa, arropado por la mayoría de sus ministros, tras la reunión del comité ejecutivo nacional del PP, en el que no ha hablado nadie salvo el candidato, Xavier García Albiol, y el presidente, Mariano Rajoy.

Según fuentes del PP, el presidente ha dicho en la reunión que pese a las presiones que va a tener en las próximas semanas, no va a convocar elecciones generales y que pretende acabar la legislatura. “Lo que nos faltaba es convocar elecciones generales, e intentaré que la legislatura acabe cuando toque, a mitad del año 2020”, ha reiterado Rajoy en la rueda de prensa en Moncloa.

“Quiero resaltar que estas elecciones se han celebrado, como deben ser, dentro de la ley y con todas las garantías electorales precisas, y la jornada se desarrolló con normalidad y tranquilidad”, ha sostenido Rajoy: “La alta participación es reflejo de la respuesta cívica de los ciudadanos de Catalunya ante la situación existente”.

En cuanto a los resultados, el presidente del Gobierno ha reconocido haber felicitado a Inés Arrimadas y a Albert Rivera: “Lo negativo es que quienes queríamos el cambio no hemos logrado los resultados esperados. Los independentistas siguen perdiendo apoyos, aunque menos de lo que nos gustaría, tanto en escaños como en porcentaje de votos”.

“Lo que dejan claro”, ha proseguido, “es que nadie puede hablar en nombre de Catalunya, porque es plural, una virtud y riqueza. Todos debemos respetarla y cuidarla. También es evidente que la fractura y radicalidad generada es muy grande, y la reconciliación debe venir de la mano de la ley y el respeto a mayorías y minorías. Los partidos catalanes tienen que ofrecer la gobernabilidad, y el Gobierno resultante estará sometido al imperio de la ley. Además, sin respeto a las leyes, no será posible generar seguridad y certidumbre, ni volverán las empresas ni las inversiones”.

El presidente del Gobierno también ha afirmado: “Se abre una nueva etapa, espero que se base en el diálogo y no en el enfrentamiento; en la pluralidad y no unilateralidad. El Gobierno de España ofrece diálogo constructivo y realista al Gobierno que se constituya en Catalunya”.

Rajoy ha defendido la aplicación del artículo 155, “con el apoyo de las principales fuerzas políticas y el de Europa, y se convocaron elecciones para restablecer la legalidad, y espero que así sea en el futuro. La excepcionalidad en democracia tiene que ser muy breve en democracia, lo que hicimos era razonable y había un apoyo muy mayoritario a la posición del Gobierno”. Y ha sentenciado: “No aceptaré que nadie se salte la ley, la Constitución ni el Estatuto de Catalunya”.

¿Se sentará con el señor Carles Puigdemont? “Con quien tendría que sentarme es con quien ha ganado las elecciones, la señora Inés Arrimadas”, ha respondido.

“Sobre la reforma de la Constitución, tengo la misma opinión: tiene que saberse para qué, cuáles son los objetivos y las medidas. Y si alguien lo quiere para suprimir la unidad nacional o la soberanía nacional, con el presidente de España no puede contar”, ha zanjado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.