El Barça volvía a la Liga tras el descalabro europeo y el rival, el Valencia, requería la mejor versión de los azulgranas. El primero en desconectar del mal partido contra la Roma fue Luis Suárez, que abrió la lata de los locales con una buena definición ante Neto después de aprovechar un gran pase de Coutinho.

El charrúa, además, lo hizo contra el rival al que más goles ha marcado desde su llegada al cuadro catalán en la temporada 2014/15, con un total de diez tantos. El último de la lista, precedido en un pase entre líneas de Coutinho, con un buen remate de primeras, raso al primera palo, ante el que nada pudo hacer el meta valencianista.

El charrúa marcó contra el rival al que más goles ha goleado desde su llegada al cuadro catalán en la temporada 2014/15

El uruguayo se resarció de una acción anterior en la que, con todo a favor, tras recibir un pase de la muerte de Jordi Alba, cometió una pifia cuando no conectó el esférico. Le quiso dar con la izquierda y el balón le rebotó en la diestra.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.