Los venezolanos se echan a la calle en Cúcuta: «En cuanto pase la primera caja de ayuda, la dictadura caerá»

[ad_1]

Los diputados de la Asamblea Nacional en el exilio piden que el próximo 23 de febrero, cuando llegue la ayuda, ocupen todos los puentes fronterizos, a pesar de las advertencias de Maduro

Centenares de venezolanos llenaron este martes el Parque Santander de la ciudad colombiana de Cúcuta para exigir al régimen del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que permita la entrada en el país de la ayuda humanitaria.

Juan Guaidó, el jefe del Parlamento Venezolano que juró como presidente interino de Venezuela el pasado 23 de enero, anunció este martes que prevé la entrada de la ayuda humanitaria en el país el próximo día 23, pese a la oposición de Nicolás Maduro, a quien no reconoce como legítimo.

Con camisetas de la selección de fútbol, banderas y carteles críticos con el Gobierno de Maduro, los manifestantes aseguraron que el día anunciado por Guaidó será “histórico”, porque en el momento en que pase la primera caja de ayuda, que se espera sea por el puente internacional de Tienditas, “la dictadura está caída”.

“Toda Venezuela se va a ir a Tienditas porque esa ayuda humanitaria pasa porque pasa, si es necesario hacer un corredor humano para pasar la ayuda humanitaria, lo vamos a hacer”, dijo a Efe Cecilia Mendoza, una docente venezolana que ahora trabaja como camarera en un restaurante de Cúcuta, ciudad fronteriza y capital del departamento de Norte de Santander.

De hecho, los diputados de la Asamblea Nacional venezolana que se encuentran en exilio en Colombia han pedido este martes a los venezolanos que viven en el país que se concentren el próximo 23 de febrero en los puentes fronterizos entre los dos países para acompañar el ingreso de la ayud.

“Nos vamos a encontrar muy tempranito, cuando salga el sol. No va a quedar espacio en ninguno de los puentes. Ni en el puente de la Unión, ni en el puente Simón Bolívar, ni el puente Santander, y mucho menos en el puente de las Tienditas”, ha señalado la diputada Gaby Arellano durante una manifestación en Cúcuta, la ciudad fronteriza en territorio colombiano.

“No va a haber balas, no va a haber barricadas, no va a ver armas, no va a haber violencia que detenga al tsunami de pueblo que decidió liberarse”, ha añadido.

En el lado colombiano del puente de Tienditas, que conecta a Cúcuta con la ciudad venezolana de Ureña, está almacenada la primera parte de la ayuda humanitaria que fue enviada por Estados Unidos, y que se espera sea la que pase el 23 de febrero.

Tienditas, un punto perdido en el límite entre los dos países, alcanzó relevancia internacional en los últimos días después de que autoridades colombianas dijeran que por el puente de la zona, que pasa sobre el río Táchira, se enviará la ayuda humanitaria a Venezuela.

Este puente, tercero entre Norte de Santander y el estado de Táchira, fue terminado a comienzos de 2016 como parte de un plan de integración colombo-venezolano pero nunca se puso en servicio porque meses antes, en el segundo semestre de 2015, el Gobierno de Maduro cerró la frontera con Colombia.

En la manifestación de hoy, animados por las palabras de Guaidó, los venezolanos en Cúcuta cantaron el himno de su país y no escatimaron críticas a Maduro y su programa de Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

“No quiero bono, no quiero CLAP, lo que quiero es que se vaya Nicolás”, corearon los asistentes, quienes luego clamaron “libertad, libertad, libertad”.

Guaidó afirmó hoy en Caracas que el próximo fin de semana se realizarán asambleas, cabildos y “campamentos humanitarios” a fin de organizar y preparar a todas las personas que se han sumado al voluntariado, para buscar la ayuda humanitaria en las fronteras en caso de que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) no permita su entrada.

“Si él dijo eso va a ser porque el pueblo venezolano lo va a apoyar (…) Venezuela necesita esa ayuda humanitaria y todo este pueblo que está en Cúcuta va a apoyar esa ayuda humanitaria y la vamos a hacer pasar, porque va a pasar”, dijo Antonio Sanabria, otro de los venezolanos asistentes al mitin.

Horas antes de este plantón, los venezolanos también se manifestaron al otro lado de la frontera, en las ciudades de San Antonio y de Ureña, ambas en el Táchira.

En San Antonio, donde está ubicado el puente internacional Simón Bolívar, el principal cruce entre ambos países, las calles se llenaron de gente para exigir que se deje pasar la ayuda humanitaria.

Lo mismo ocurrió en Ureña, aunque allí la FANB realizó este martes un ejercicio “cívico-militar” sobre el puente de Tienditas para mostrar su determinación de no permitir el paso de la ayuda humanitaria.

Freddy Bernal, el denominado “protector” de Táchira, un cargo paralelo a la Gobernación de ese estado fronterizo ganado por la oposición, manifestó a periodistas que por ese puente no pasará nadie porque nunca fue inaugurado ya que se terminó cuando la frontera estaba cerrada.

Bernal, que lideró el ejercicio en el que se congregaron miembros de la FANB, de las Milicias Bolivarianas y del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) para celebrar el Día de la Juventud, señaló que el oficialismo venezolano está “en una actitud pacífica”.

“Haremos nuestra sesión en paz y reafirmaremos, como lo dijo el compatriota Diosdado Cabello (jefe de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente), que este puente es tan venezolano como Caracas, Barquisimeto o Valencia y nosotros en nuestro territorio hacemos lo que queramos”, apostilló.

[ad_2]

Source link

Deja un comentario