Los socialistas creen que Sanchez tiene ahora ‘el relato’ para convocar elecciones y no desaprovechar el empuje de Vox frente al PP

[ad_1]

Muchos de los diputados, cuya continuidad está en el aire, se declaran ‘desolados’ ante el fin de un ciclo

“La legislatura está muerta”, es la frase que más se ha oído en los pasillos del Congreso, por parte de todos los políticos fueran del signo que fueran, tras haberse rechazado los presupuestos del Gobierno de Pedro Sánchez. La mayoría de las formaciones piensan que se deben convocar elecciones cuanto antes y, de hecho, fuentes del PSOE aseguran que el propio Sánchez ya ha mantenido conversaciones con los barones socialistas para hablar de la oportunidad de cuando convocarlas.

Pese a que algunos confiaban en que los partidos independentistas, recularan y pudieran echar atrás sus enmiendas a la totalidad a los presupuestos, el pacto ya estaba roto desde el momento en que aparece la figura del relator y la Generalitat filtra los 21 puntos del pacto con el Gobierno. “No había nada que hacer”, afirman fuentes socialistas. La desolación por el término de una etapa entre los diputados tanto del PSOE como del PP era patente.

Los barones del PSOE ni los alcaldes desean un ‘superdomingo’ electoral el 26 de mayo. Pero en el partido, están claramente a favor de que las elecciones sean antes de mayo.

Ahora los fontaneros de Moncloa trabajan para determinar cuál sería la fecha más idónea. Fuentes populares, consideran que ahora Pedro Sánchez tiene “un relato” para convocar elecciones. Por un lado se ha distanciado de los nacionalistas al no ceder al “chantaje”, y por otro, el efecto Vox está en plena efervescencia, lo que divide a la derecha.

La clave está en que no sumen suficientes escaños y, algunos socialistas, temen que la división en Podemos, lo evite. Prueba de ello, ha sido que En Marea, que siempre se ha acogido a la disciplina de voto de Unidos Podemos, se ha desmarcado y ha votado a favor de la enmienda a la totalidad. En el estrado no ha habido ninguna figura de Podemos, si no que la defensa la ha hecho su socio, el líder de IU, Alberto Garzón, mientras Pablo Iglesias disfruta de su baja por paternidad.

Precisamente, algunos diputados de la izquierda han criticado que se ampare en ese hecho para dejar a Irene Montero, su portavoz parlamentaria, sola ente una situación política crítica en el país.

El PNV, por su parte, ha decidido mantenerse al margen de la pelea. Siempre se mueve bien entre dos aguas, y, pese a no presentar su enmienda a la totalidad, la realidad es que el presupuesto prorrogado es el que ellos apoyaron con el PP.

Su papel, según algún diputado, era ser mediador con los independentistas catalanes, pero algo no ha funcionado. El portavoz del PNV, Aitor Esteban, ha reclamado a los partidos independentistas, ERC y PDeCAT, su apoyo a los Presupuestos Generales alegando que esta votación era “un símbolo y una disyuntiva” entre los que creen en el diálogo para superar los conflictos y los que apuestan por la imposición. Pero ya era tarde.

Tanto PP como Ciudadanos, se muestran claramente a favor de una convocatoria de elecciones ya. Consideran que Sánchez ya es un ‘pato cojo’, denominación que se usa en EEUU cuando un presidente está en la última parte de su mandato y por tanto saben que no van a ser reelegidos.

Otras de las claves que se Stan barajando para los comicios es el Senado. En la actualidad el PP tiene mayoría absoluta, algo que podría perder, de manera que aunque gobernase un tripartito de derechas, no podrían aplicar el art. 155. Algo que le vendría bien al PSOE para seguir dialogando con los catalanes.

En el patio del Congreso, la desolación de algunos parlamentarios era patente. Muchos de ellos no repetirán legislatura pase lo que pase y vivían con intensidad la posibilidad de que fuera su último día.

Aunque para eso habrá que esperar a que los cinco de los 16 ministros de Sánchez que viajan con los reyes a Marruecos, vuelvan para que presidente pueda convocar un Consejo de Ministros extraordinario antes del ordinario de este viernes.

De momento, Sánchez se encuentra pertrechado en La Moncloa, analizando los pros y los contras de convocar elecciones antes o después de las autonómicas y municipales del 26 de mayo. La fecha más barajada entre los diputados es el 28 de abril y para ello el presidente tiene que disolver las Cortes el 5 de marzo. Sin embargo, existe un problema; que coincidiría la campaña electoral con la Semana Santa.

[ad_2]

Source link

Deja un comentario