“Nos merecíamos hacer un acto como este. Nos merecíamos recuperar la sonrisa, la esperanza, el optimismo, que son cosustanciales a nuestra forma de entender la vida”. Con esas primeras palabras Miquel Iceta ha resumido el sentimiento que presidía el acto central de la campaña del PSC: los socialistas celebran la resurrección electoral del partido convencidos de que lograrán un mejor resultado que en los anteriores comicios. 

El PSC ha conseguido lo que hace dos años habría sido impensable, según reconocen muchos de los dirigentes socialistas: darse un baño de masas en presencia de unos 5.000 militantes. “Es el acto más grande de campaña de todos los partidos”, decían desde el departamento de comunicación justo cuando C iudadanos también hacía una demostración de fuerza en el cinturón industrial de Barcelona. 

Muchos reconocen que tienen más ilusión que en 2015 y mejores expectativas. Eso ha movilizado al PSC pero también a las federaciones socialistas, que han enviado varios autobuses -un total de 70 se han congregado en las inmediaciones del Centro Internacional de Convenciones de Barcelona-. Apoyar al PSC en uno de los momentos más tensos de la historia de Catalunya ha movido a cientos de militantes del resto de España, entre los que se encontraban varios miembros de la Ejecutiva de Pedro Sánchez y dirigentes territoriales.

El propio Iceta ha reconocido en varias ocasiones a lo largo de la campaña que se presentó entonces para “salvar los muebles” y ahora aspira a ser presidente. “Hace dos años no se me hubiera ocurrido poner Iceta presidente en los carteles, me habrían tomado por loco”, ironizó el candidato socialista en un acto con jóvenes este sábado.

La imagen de este domingo en el acto central de campaña era imponente: una enorme bandera de Catalunya en la que se leía: “Iceta presidente”. Solo las letras ocupaban varios metros. “La victoria es posible”, ha dicho el candidato socialista en un momento en el que el deseo de los allí presentes es que al menos el bloque independentista no tenga mayoría absoluta para que haya opciones en la vía no secesionista. Es ahí donde ven que Iceta tiene posibilidades ante los vetos cruzados del resto de formaciones, aunque admiten las dificultades.

“Serás presidente. Lo tendrás difícil, pero lo serás con una lista arcoiris”, le ha dicho Josep Borrell, que ha sido uno de los teloneros de Iceta. El exministro socialista, que ha tenido una especial relevancia en esta campaña a partir de su participación en la manifestación de Sociedad Civil Catalana que movilizó a la llamada “mayoría silenciosa”-, ha cargado contra los independentistas emulando al “fantasma” de Josep Tarradellas, pero también ha lanzado un mensaje a los ‘comunes’ y Podemos: “A Iglesias le queda grande el cinturón rojo”. Borrell ha defendido que Catalunya necesita una “gran coalición” que incluya desde socialistas a democristianos y comunistas. 

En primera fila se han sentado precisamente los ‘invitados’ de Iceta en las listas para darles un toque transversal: estaba Ramón Espadaler, en representación de los herederos de Unió, que se han hecho sentir en el mitin con algunas banderas blancas de Units Per Avanzar, y también Carlos Jiménez Villarejo, que cierra simbólicamente la lista por Barcelona. Borrell ha citado al exdirigente comunista Paco Frutos, también presente, y con quien compartió escenario en la última manifestación de Sociedad Civil Catalana.

Las paces de Zapatero y Pedro Sánchez

“Hagan una apuesta decidida por el pluralismo, por la diversidad, por los afectos, por la convivencia, por la reconciliación”, ha pedido José Luis Rodríguez Zapatero a los votantes catalanes. “He venido aquí a ejercer mi derecho a opinar, algunos me quieren privar de mi derecho a decidir como español”, ha explicado el expresidente, que ha señalado que considera a Catalunya “como parte” de su “ser”. 

El expresidente ha aprovechado su presencia en el acto del PSC para sellar la paz con Pedro Sánchez, deseando su llegada a la Moncloa: “Las cosas se complicaron mucho hasta llegar a estos terribles cuatro meses. Curiosamente porque no hay un Gobierno socialista ni en España ni en Catalunya”. “Pedro, hay un gobierno socialista será el camino de reconstruir esa convivencia, esa Catalunya que queremos”, ha dicho interpelando al secretario general del PSOE. 

Sánchez ha respondido al expresidente:  “Hemos tenido diferencias -ha reconocido el líder del PSOE después de su alejamiento que tuvo el punto álgido en las primarias en las que Zapatero se implicó con Susana Díaz- pero qué socialista no ha tenido diferencias con otro compañero. Quiero que me veas siempre como un socialista orgulloso de las conquistas que lograste para este país”.

También Iceta ha querido alabar al expresidente mencionando algunas de sus “conquistas”, como la ley de dependencia o la de memoria histórica. “Tu presencia no solo es bienvenida sino agradecida y admirada”, ha expresado. El candidato socialista ha hecho un repaso de agradecimientos a todos los presentes, pero ha enfatizado a los miembros de Units Per Avanzar con los que comparten listas electorales. 

“Necesitamos sumar a los elementos que hemos incorporado: socialistas, progresistas, catalanistas no independentistas. Los que quieren un cambio de rumbo, los que quieren la Catalunya rica y plena a la que haremos honor”, ha exclamado antes de gritar: “Visca Catalunya, visca la España federal”. “¡Viva!”, ha respondido al unísono el público entregado. 

Iceta ha cargado, además, contra el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, por decir que votar al PSC es tirar el voto “a la basura”: “¡Qué demócrata de pacotilla”. El socialista, que tiene como principal adversaria a Inés Arrimadas porque se lleva buena parte de su granero de votos perdido, ha dicho que la “media naranja del PP” supone el voto de la “revancha”. También Pedro Sánchez ha apelado al voto “sin rencor”. 

Deja un comentario