Los socialistas abren la puerta a nuevas mayorías en Europa con liberales, verdes y la izquierda unitaria

[ad_1]

«De Tsipras a Macron». Del presidente griego, de Syriza, del Partido de la Izquierda Europea, hasta el presidente francés, centrista. Es la alianza que ha ofrecido el candidato socialdemócrata a la presidencia de la Comisión Europea, Frans Timmermans. Es decir, una mayoría alternativa a la que ha articulado el edificio institucional europeo desde el final de la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de la gran coalición entre socialdemócratas y democristianos, con la ayuda de los liberales. 

Esa histórica alianza se ha plasmado en la actual Comisión Europea saliente, de la que es vicepresidente el propio Timmermans, la Comisión que ha participado en el diseño de las políticas de austeridad, del diktat de los recortes durante la crisis y que maltrató a Grecia, como ha reconocido el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker cinco años después. Pero también es una mayoría que se ha evidenciado en las votaciones del Parlamento Europeo en asuntos como los grandes acuerdos comerciales internacionales, por ejemplo.

El debate de este miércoles en el Parlamento Europeo entre los spitzenkandidaten, los candidatos a presidir la Comisión Europea propuestos por las familias políticas, evidenció que los ultraconservadores son quienes más han reivindicado una posición refractaria a la integración europea. Ha sido el checo Jan Zahradil, del grupo de Conservadores y Reformistas, ECR, que está esperando con los brazos abiertos a Vox, aunque el partido de Santiago Abascal mantiene el suspense sobre si se integrará en ECR o con Marine Le Pen y Matteo Salvini. 

El mecanismo de la elección del presidente de la Comisión tiene dos pasos: los jefes de Gobierno de la UE se reunirán ya dos días después de las elecciones para empezar a repartirse los cargos. En 2014 tuvieron en cuenta el mecanismo de los spitzenkandidaten y eligieron al candidato del PPE, el partido ganador: Jean-Claude Juncker. Y, luego, en el Parlamento Europeo, se plasmó el reparto de papeles: los socialistas votaron también a Juncker –el PSOE no–, y los populares votaron a Martin Schulz como presidente del Parlamento Europeo. Y la Comisión Juncker, del PPE, incorporó vicepresidentes socialdemócratas y comisarios liberales.



[ad_2]

Source link

Deja un comentario