“Hoy los resultados serían distintos si no hubiese habido ese empeño por parte de Ciudadanos de hundir al PP para ganar, en lugar de sumar”. El PP catalán ha identificado este viernes en Twitter al que ellos consideran el principal responsable de su descalabro en Catalunya. Según han afirmado en su cuenta oficial, el “empeño” de Ciudadanos en ganarlos ha sido uno de los culpables de que las fuerzas constitucionalistas sumen solo 57 escaños tras el 21D.

El PP ha sufrido en Catalunya  una derrota sin paliativos. Ha bajado de 11 diputados y casi 350.000 votos a 3 escaños y 184.000 sufragios. El castigo a la gestión de Rajoy y la capitalización del voto útil por parte de Ciudadanos ha dejado a los conservadores con una presencia residual en el Parlament. La debacle de Xavier García Albiol incluso le ha relegado a la sexta posición en Badalona, ciudad de la que fue alcalde durante cuatro años.

Los conservadores no tienen ni siquiera asegurado un grupo propio en el Parlament. Según el reglamento, se necesitan cinco diputados para formar ese grupo y los conservadores necesitan que Ciudadanos les ceda dos diputados, algo que la formación naranja no ha querido confirmar este viernes. En caso contrario, podrían verse compartiendo ese grupo con la CUP.

La tregua dentro del espacio constitucionalista se ha acabado. Este viernes, en la valoración de los resultados, Inés Arrimadas ha explicado que Albiol no se ha puesto en contacto con ella para felicitarla, algo que sí han hecho incluso algunos exconsellers del Govern. “Un día como hoy supongo que no será fácil para el PP”, ha señalado Arrimadas. “Ha sido una pena que los partidos del bipartidismo no tengan mejor resultado, pero nosotros hemos hecho los deberes”, ha añadido.

Ciudadanos ha optado también por responsabilizar a los demás del mal resultado de las fuerzas constitucionalistas. Según la formación naranja, ellos han hecho su parte pero el resto no. Tras una campaña en la que se han evitado los ataques especialmente duros entre estas fuerzas, los reproches cruzados plantean un nuevo escenario en el que la formación naranja pugna con los conservadores para consolidarse como su alternativa a nivel nacional.

Reforzado por el fuerte ascenso el 21D –de 25 a 37 escaños–, Ciudadanos tiene intención de capitalizar el resultado más allá de Catalunya. El presidente del partido, Albert Rivera, ha señalado que a partir de ahora van a ser “todavía más exigentes” con Mariano Rajoy a la hora de exigirle que cumpla su pacto de legislatura y ha dejado en manos del presidente del Gobierno la convocatoria de elecciones anticipadas. “Le corresponde a él tomar esta decisión”, ha respondido a los periodistas.

Los mensajes de Rivera en clave nacional han sido constantes durante toda la campaña. El presidente de Ciudadanos tiene la mirada puesta en el Congreso y sabe que ha salido reforzado tras estas elecciones: PP, PSC y Podemos han obtenido juntos menos escaños que el partido naranja en Catalunya. “Tenemos un papel determinante en la Comunidad Autónoma dónde está el principal problema de España y Europa en ese momento”, ha añadido Rivera. “Es evidente que los españoles están demandando un nuevo proyecto de país”, ha añadido Rivera.

Ante los ataques de Rivera y los reproches del PP catalán, ha sido el presidente del Gobierno quien ha tratado de calmar las aguas entre ambas formaciones, consciente de que el lunes comenzará a negociar unos presupuestos que no saldrán adelante sin el apoyo de Ciudadanos. Rajoy sí ha felicitado pública y privadamente a Arrimadas y ha descartado un adelanto electoral. “El PP es un partido fuerte, bregado, no llevamos un cuarto de hora”, ha dicho el presidente en clara alusión a la formación naranja. “Hemos perdido muchas veces y sabemos lo que es, siempre hemos dado la talla”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.