Catalunya encara su trascendental jornada electoral con las tiendas abiertas y la economía a pleno rendimiento. Para remontarse al último jueves electoral hay que ir hasta el 28 de octubre de 1982, día en el que Felipe González encontró en las urnas la llave del Palacio de La Moncloa. La primera consecuencia de que las elecciones toquen  en día laborable es que los primeros datos de participación apenas ofrecerán lecturas fiables. 

3,3 millones de catalanes y catalanas tienen este jueves la doble tarea de asistir a sus centros de trabajo y participar en las votaciones. Aquellos que decidan ir a votar podrán disfrutar por ley de un permiso de cuatro horas. variables que pueden alterar las curvas de intensidad de voto habituales en unas elecciones dominicales. 

Con respecto a la participación los expertos aseguran que la elección de la fecha no determina los niveles de participación en los comicios y que factores como la polarización política o la incertidumbre adquieren mucho en la toma de ese tipo de decisiones. 

Lo que sí va a variar son las horas en las que el flujo de votantes es más intenso con respecto a los procesos anteriores, convocados en domingo. Con esta premisa resultará poco práctico establecer comparaciones de los primeros datos de participación con respecto a las elecciones de 2015. “No son valores homologables y habrá que esperar a conocer el dato final”, aseguran fuentes de la dirección de una de las principales candidaturas. 

Pese a las dificultades de análisis, todas las miradas estarán puestas en ese aumento de participación que pronostican la mayoría de las encuestas. Los partidos constitucionalistas fían su suerte a que la virtual llegada de esos nuevos votantes para desbancar del poder al bloque independentista. 

La única que abre la posibilidad de una participación a la baja es la elaborada por Celeste-Tel para eldiario.es. Según ese sondeo, el mundo independentista envía a más de 170.000 votantes al mundo de la abstención. Nada de todo eso podrá ser confirmado esta vez hasta el dato oficial, pasadas las ocho de la tarde. 

Deja un comentario