Los Mossos d’Esquadra han abierto una investigación para esclarecer las circunstancias que rodean la muerte de una vecina de Girona, de 43 años y de origen checoslovaco, que salió de acampada con su pareja entre Montagut y Oix (Girona) y acabó despeñada, y por el momento mantienen abiertas todas las hipótesis.

La víctima tenía dos hijos adolescentes y mantenía desde hace unos dos años una relación con un profesor de la UdG, que no denunció su desaparición hasta 10 horas más tarde. El cuerpo fue hallado el lunes gracias a un rastro de objetos de la víctima y, al ser una zona de muy difícil acceso, no se pudo recuperar hasta este martes, mientras todas las hipótesis están abiertas.

El relato de los hechos

Según el hombre, la madrugada del domingo era la segunda que pasaban acampados en la zona y, sobre las 07.00 horas, ella le dijo que “quería ir donde estaba la gente”, pensó que “deliraba” y le dijo que fuera donde quisiera, él durmió hasta las ocho y ella se habría ido descalza y sin abrigo.

Le dijo a la policía que al levantarse la estuvo buscando, pero no llamó al 112 hasta las 17.30 horas; fue entonces cuando los equipos de emergencia empezaron la búsqueda sin éxito, la pospusieron al anochecer y a la mañana siguiente también acudieron la unidad canina y el Grupo de Actuaciones Especiales (GRAE) de los bomberos.

El helicóptero después del rescate del cuerpo de la mujer El helicóptero después del rescate del cuerpo de la mujer (Lourdes Casademont / ACN)

Precisamente fue un bombero quien a unos centenares de metros de donde habían acampado vio brillar una cajita, que resultó ser de la víctima. A pocos metros hallaron su mochila, después un jersey y finalmente su fular naranja y todo un camino de rastros que les llevó hasta una canal de una pendiente casi imposible de descender, en la zona de la Font del Sant, en la que observaron diversos rastros de sangre y, al final de todo, bajo unas ramas y arbustos hallaron el cuerpo. Sin estos rastros, creen los bomberos, jamás hubieran encontrado el cuerpo, en un lugar de muy difícil acceso.

Para poder recuperar el cadáver este martes, se ha tenido que desbrozar la zona para que pudiera descender el helicóptero, y el cuerpo finalmente se ha llevado al Instituto de Medicina Legal de Girona, donde mañana se le hará la autopsia.

Algunas incongruencias

Para los investigadores la autopsia es clave para aportar luz a esta muerte, en la que consideran que hay ciertas incongruencias en el relato de los hechos. Además, según efectivos de emergencias, la peligrosidad de la pendiente era evidente y nadie “en su sano juicio” habría bajado descalzo.

En el caso de que hubiera querido quitarse la vida, a unos tres metros de donde cayó había un acantilado de 30 metros de altura con un fondo de rocas, y en cambio la víctima bajó por una pendiente casi impracticable a lo largo de la cual fue dejando rastros de sangre.

Otra posibilidad que por el momento no descartan los investigadores es la hipotética implicación del hombre, con un antecedente por violencia doméstica con otra pareja que tuvo, en este caso rusa.

Deja un comentario