El juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, recibirá mañana declaración como imputados al exconseller de Interior Joaquim Forn y a los líderes independentistas Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, en el sumario abierto por el proceso catalán, tal y como ellos le solicitaron hacer.

Tanto Cuixart, presidente de Òmnium Cultural, como Sánchez, expresidente de la Asamblea Nacional Catalana, y Forn están en prisión preventiva en el marco de este caso porque el juez los sitúa en el eje central de una supuesta conspiración para la independencia que incluía tumultos violentos y porque cree que hay riesgo de que vuelvan a delinquir.

Los tres han pedido volver a declarar ante el magistrado y éste ha atendido su petición, citándoles para mañana día 11 de enero a las 09.30 horas.

Forn ha sido elegido en la lista del PDeCAT por Barcelona para el Parlament. Sánchez también ha salido elegido diputado autonómico en los comicios catalanes que se celebraron el 21 de diciembre.

Eje decisorio

El juez sitúa a Forn en el eje decisorio de una eventual conspiración para la rebelión porque sospecha que pudo lograr la pasividad de los Mossos d’Esquadra ante determinadas movilizaciones callejeras relacionadas con la Declaración Unilateral de Independencia. Y considera a Sánchez posible promotor de los tumultos ocurridos.

Llarena decidió el pasado 4 de diciembre que el exvicepresidente Oriol Junqueras, Joaquim Forn y los líderes de ANC y Òmnium Cultural siguieran en la cárcel, provisionalmente, para evitar que vuelvan a incitar a una “explosión violenta” en el proceso independentista.

Ese mismo día Llarena decidió dejar en libertad bajo fianza de 100.000 euros a seis exconsellers catalanes, no por considerar que existiera en su caso menor riesgo de que volvieran a delinquir, sino por creer que las consecuencias de que ellos lo hicieran serían menos graves.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.