El histórico nivel de participación en las elecciones catalanas de este 21-D, que roza el 82% (concretamente, el 81,94%, casi siete puntos por encima del 74,95% de los comicios del 27-S de 2015), ha hecho posible que tanto el bloque independentista como el llamado constitucionalista hayan ganado en votos. 

La suma de Junts per Catalunya, ERC y la CUP supera los dos millones de votos, y  han conseguido unos 95.000 papeletas más que hace dos años. Aunque el porcentaje de voto es levemente inferior al cosechado en el 27-S: este jueves han obtenido el 47,51% de las papeletas, casi tres décimas menos que el 47,8% de 2015.

Por su parte, Ciuidadanos, PP y PSC han recogido en las urnas 277.193 votos más que en el 27-S, hasta rozar los 1,9 millones. Es un 43,47% del voto, más de cuatro puntos por encima del porcentaje del 27-S. 

Esta mayor cosecha en las urnas que ha traído la participación récord no ha beneficiado a Catalunya En Comú-Podem, que es la única de las formaciones principales que pierde votos respecto a los comicios de hace dos años. La lista encabezada por Xavier Domènech se deja unos 45.000 votos frente la candidatura de Catelunya SDí que es Pot, que lideraba Lluis Rabell.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.