EL POLITIKO

SIN CENSURA

Los escándalos de acoso sexual y filtraciones ponen contra las cuerdas a los premios Nobel

La grave crisis que vive la Academia Sueca tras las acusaciones de acoso sexual y filtraciones está sacudiendo los cimientos de la institución encargada de otorgar los premios más prestigiosos del mundo.

El último episodio ha sucedido este jueves con la renuncia de la secretaria permanente Sara Danius y de la veterana académica y miembro asociado del Comité Nobel, Katarina Frostenson, en el centro de la polémica que estalló hace meses.

Frostenson es la esposa del dramaturgo Jean Claude Arnault, con quien dirige un club cultural en Estocolmo vinculado a la Academia Sueca y que está bajo sospecha tras las acusaciones por parte de 18 mujeres que denunciaron a Arnault de acoso sexual. Además, es sobre él sobre quien caen también las sospechas de las filtraciones de varios premios Nobel que se concedieron en los años 2008 y 2014.

Aunque la Academia cortó en noviembre toda relación con Arnault y con el club cultural que dirigía y se planteó la renuncia de Frosteston, los partidarios de esta ganaron en una votación interna que terminó sin embargo con la renuncia de otros tres miembros que criticaron en público a sus colegas por anteponer motivos personales a la responsabilidad de velar por la integridad de la institución.

La polémica y las críticas por la mala gestión del caso ha llevado ahora a la renuncia de la secretaria permanente y de Frosteston. “Era el deseo de la Academia que dejara mi puesto de Secretaria Permanente”, ha explicado Danius, que ocupaba el cargo desde 2015, a los medios de comunicación. “He tomado esta decisión con efecto inmediato”, ha añadido.

Las últimas dos renuncias han hecho crecer la expectación con respecto a los premios de este año, especialmente el del Nobel de Literatura, que elige ahora a los cinco finalistas candidatos al galardón. Con las últimas cinco salidas, solo 11 de los 18 asientos de la academia están ocupados, ya que dos autoras boicotean a la institución por otros motivos desde hace años. Pero los estatutos de la institución exigen que tanto para incorporar nuevos académicos como para elegir al nuevo Premio Nobel de cada año se necesita un quórum de 12 miembros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.