Los vehículos del parque automovilístico español no dejan de envejecer. De hecho, la edad media llega ya a los 12 años, según la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac). Y no solo eso, sino que cada año se venden en nuestro país cerca de 130.000 coches con más de 20 años de antigüedad.

Esto hace que debamos tomar unas precauciones extras a la hora de cuidar de nuestro coche viejo. No todo el mundo puede ni quiere comprarse un coche nuevo, y hará todo lo que esté de su parte para que el que tenga en posesión le dure el máximo de años que sea posible.

La edad media del parque automovilístico español es de 12 años La edad media del parque automovilístico español es de 12 años (AdrianHancu / Getty)

Si optamos por seguir teniendo un coche viejo y decidimos cuidarlo como es debido, podemos acabar ahorrando una gran cantidad de dinero. Por lo contrario, en el caso de tener un coche entrado en años y no dedicarle el tiempo necesario, puede ser que acabemos gastando grandes cantidades en mantenimiento para, al final, tener que sustituir el coche completamente a corto o medio plazo.

1. Cuídalo y condúcelo con cura

Igual que las personas mayores no pueden salir a las 7 de la mañana y correr una maratón, tu coche viejo tampoco. No hay que forzar la máquina más de lo debido porque puedes contribuir a dañar componentes o piezas que propicias a estropearse o romperse por su edad.

Conduce con suavidad para sumarle años a tu coche Conduce con suavidad para sumarle años a tu coche (Toa55 / Getty)

Eso significa que lo mejor es conducir de forma suave. Haz aquello de “darte un paseo” con el coche. Para ello, sal de casa con tiempo y sin prisas, para no tener que apretar indebidamente el acelerador para llegar a tu destino.

2. Elige bien las rutas

Este consejo servirá a cualquier conductor, pero es especialmente importante para aquellos que tienen un coche viejo de su posesión. Evita aquellas carreteras con muchos baches o en mal estado, y pasa por allí con cuidado si debes hacerlo. Lo mejor que puedes hacer para premiar tu coche viejo es llevarlo por asfaltos tranquilos.

3. Haz un plan de mantenimiento

El mantenimiento es importante para cualquier vehículo, pero lo mejor es que hagas un plan de todo lo que debes hacer y establecer unas fechas aproximadas para hacerlo.

Además, piensa en las tareas que tendrás que hacer en un futuro. Por ejemplo, si te toca cambiar el aceite cada 15.000 kilómetros, no es mala idea hacerlo un poco antes, ya que los motores viejos se ensucian más rápido. Fíjate constantemente en el nivel de aceite del motor, sobre todo después de un viaje largo.

Cambiar el aceite es clave en los coches viejos Cambiar el aceite es clave en los coches viejos (DuxX / Getty)

Cuídate también de escoger unos neumáticos en condiciones, que son especialmente importantes para que los coches entrados en años puedan cumplir con todas sus prestaciones. También debes sustituir y cuidar otros componentes como los frenos, y conservar los amortiguadores en buen estado, ya que es una de las piezas clave en cuanto a seguridad.

4. Escúchalo

Sí que es cierto que los motores de coches viejos son más ruidosos, pero también será necesario que bajemos el volumen de la radio para escuchar el sonido del motor de vez en cuando.

Si escuchas cualquier cosa extraña, por pequeña que sea, puede ser un aviso de que algún componente se está a punto de romper o que vayas padecer una avería. Lo mejor es llevarlo al taller a que te lo miren, como antes posible, para evitar invertir grandes cantidades de dinero en reparaciones (o, en el peor de los casos, en la sustitución del coche por uno nuevo).

5. Haz de tu coche viejo un lugar para disfrutar

Este consejo quizás es el menos técnico de todos, pero debemos recordar que conservar un coche viejo no debe significar renunciar a todo lo bueno de un coche nuevo y de viajar a cuatro ruedas.

Haz de tu coche viejo un lugar para disfrutar Haz de tu coche viejo un lugar para disfrutar (Nadezhda1906 / Getty)

Tómate tu tiempo para limpiarlo por fuera y por dentro, y haz de él un sitio para disfrutar de largos kilómetros. Equípalo también de todo lo que puedas necesitar durante tus excursiones, como un paraguas o una ligera silla plegable para llevarte a la playa, por ejemplo. Que no te falte de nada. Recuerda, pero, que no debes añadirle demasiado peso para poder garantizar un consumo moderado de combustible.

Deja un comentario