Las dilatadas colas protagonizaron el verano pasado en el aeropuerto de Barcelona-El Prat, en especial en un agosto marcado por las huelgas de la empresa de seguridad Eulen y las negociaciones a tres bandas junto a Aena y la Generalitat. Una situación de colapso que, por motivos distintos, se podría repetir este próximo verano, tal y como han advertido los controladores aéreos en el Versió RAC1: “La temporada de verano será complicada y con retrasos importantes”, ha resumido el controlador aéreo y portavoz del sindicato mayoritario Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), Pau Marí.

El motivo, según avisa Marí, es que “no se podrán absorber todos los vuelos”. En este sentido, el controlador aéreo lamenta que la capacidad extra de vuelos propuestos en el aeropuerto barcelonés “no se ha traducido en un incremento de plantilla”. “Somos pocos y sufrimos fatiga crónica”, ha reprochado.

El sindicato de controladores sostiene que por ahora “no se plantean la huelga”, aunque no la descartan

“La situación es insostenible”, informa el portavoz de USCA, al tiempo que deja claro que “ya es tarde y el problema ya no tiene solución de cara a este verano”. “No queremos ser alarmistas y no queremos hablar de problemas de seguridad, pero se pueden llegar a producir situaciones poco deseables”, ha advertido Pau Marí.

Ante ello, los controladores aéreos aseguran que “ahora no se plantean la huelga”, aunque no la descartan por completo: “Es una herramienta que todos tenemos como método de protesta”.

Deja un comentario