La portavoz de Catalunya en Comú, Elisenda Alamany, ha comparecido desde el Parlament para dar cuenta de la situación catalana. Tras lamentar la situación de bloqueo que persiste al no haber investidura, la dirigente ha valorado que al menos ya ha empezado a correr el plazo de los dos meses hasta que haya nuevas elecciones si no hay un investidura previa. En este sentido, en el caso de persistir la imposibilidad de llegar a un acuerdo definitivo para elegir un president por parte de JxCat, ERC y la CUP, los ‘comunes’ apuestan por la idea que ya apuntaron en el último pleno, la de un gobierno compuesto por independientes “de reconocido prestigio”.

Según ha explicado Alamany, existe una idea alternativa para el caso en que las tres formaciones aseguraran claramente la imposibilidad de llegar a un acuerdo de investidura. Se trataría de hacer posible un ejecutivo de independientes que serviría para que “los partidos dieran un paso atrás para que el país dé un paso adelante”. Ahora bien, este Govern no podría estar presidido por alguien de Junts per Catalunya (JxCat), sino que debería ser alguien “de izquierdas y progresista”, ha condicionado.

Los ‘comunes’ dicen que el presidente debería ser alguien “de izquierdas y progresista” y por tanto no debería ser de JxCat

Según los comuns, este Govern permitiría abordar con más garantías la cuestión de los presos soberanistas, acabar con la aplicación del artículo 155, recuperar las instituciones e impulsar “un plan de choque de emergencia social”. Alamany ha considerado posible el acuerdo a pesar de la condición impuesta. Aunque ha dicho que los ‘comunes’ no tienen interés en vetar a nadie, ha señalado que la formación de este gabinete debería negociarla todos los partidos que apuestan por acabar con el 155

La vida de este ejecutivo sería corta, de dos años, según ha señalado la portavoz, pero permitiría a Catalunya salir del atolladero asumiendo la responsabilidad de “capitanear durante dos años las instituciones catalanas”.

La idea de la formación de Domènech sigue estando encima de la mesa a pesar de que la Alamany ha admitido que no ha habido negociaciones con las formaciones implicadas. sin embargo, la dirigente se acoge a las declaraciones de algunos dirigentes independentistas, domo los de ERC, que considera una “mano tendida” a abordar la idea que expuso Xavier Domènech.

En otro orden de cosas, preguntada por la decisión de la Mesa del Parlament de permitir la delegación de voto de Carles Puigdemont, ha recordado que su partido apuesta por proteger los “derechos políticos” de todos los diputados que han sido elegidos por los ciudadanos.

Deja un comentario