Las críticas de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, a la estrategia de los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR) han dividido BComú y todo el entorno de los comunes. Primero, el jefe de filas del grupo parlamentario Catalunya en Comú Podem, Xavier Domènech, aseguró en una entrevista en La Vanguardia publicada el lunes que no aprobaba las acciones de estos grupos, lo que causó un terremoto interno vehiculado a través de las redes sociales. Hasta el punto de que Domènech tuvo que rectificarse a sí mismo mediante un mensaje en su cuenta de Twitter matizando su respuesta. Al día siguiente, era la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y líder del espacio de los comunes quien marcaba distancias con los planteamientos de los CDR: “No comparto en absoluto la estrategia de los CDR, es un autoboicot”, subrayó Colau en una entrevista en Antena3.

Sus declaraciones han caído como un jarro de agua fría en el sector de su partido más cercano al independentismo, el alma “cupera” de BComú. “Una parte de nosotros no ha entendido su posicionamiento”, aseguran fuentes de la formación capitaneada por Colau. El martes por la tarde la noticia publicada en este diario con sus declaraciones corría por Twitter y los chats de los comunes. Al principio causaron estupefacción, hasta el punto de que algún miembro de BComú pidió que la alcaldesa “desmintiera” esas declaraciones. La respuesta de Colau fue tajante: “No se puede desmentir una cosa que he dicho y que sigo pensando”. “A ver si ahora resulta que no se puede discrepar”, sentenció la edil, según fuentes conocedoras de la discusión. “Esto sentó muy mal a un sector de BComú”, reconocen desde la plataforma municipalista.

El sector de BComú más cercano al independentismo reprocha que la alcaldesa trate de “deslegitimar” la protesta ciudadana

Colau se refería a los cortes de carreteras y paralización de la libre circulación efectuada por los CDR, además del levantamiento de barreras en peajes de las principales vías catalanas. Enseguida se levantaron las voces que reprochaban a la alcaldesa su posicionamiento. Varios miembros de BComú explicitaron su desacuerdo y reprocharon a Colau que tratase de “deslegitimar” un movimiento que califican de protesta ciudadana, y que trata de no normalizar lo que ocurre en Catalunya, señalaron. También hubo quien mostró su apoyo explícito a los CDR al afirmar que tanto ellos como BComú luchan por lo mismo: la proclamación de una república. “Varios de nosotros le pedimos que no nos olvidemos de dónde venimos, de otro movimiento de protesta como es la PAH”, insisten desde un sector de BComú.

Ante estas críticas internas, varios dirigentes del partido, como la diputada en el Congreso Lucía Martín o la diputada del Parlament Susanna Segovia, corrieron a defender a la alcaldesa, recalcando su acuerdo con la postura expresada por Colau. Según este sector de los comunes, se puede discrepar de la estrategia seguida por los CDR aún respetándolos como movimiento.

Deja un comentario