Fue un encuentro de más de dos horas, más bien espeso, en ocasiones tenso… “¿Dos semanas? –espetó Miqui a los representantes del Ayuntamiento– Vosotros nunca habéis pasado una noche en la calle ¿verdad? Pues tened claro que vamos a aguantar, que no nos vamos a ir ninguna parte, que no nos moveremos”.

Los indigentes acampados en la plaza Catalunya desde hace más de un mes dicen que si el Ayuntamiento no atiende a sus reivindicaciones no se marcharán por las buenas, siquiera cuando llegue Sant Jordi. En un par de lunes llega tan significativa fecha. El Consistorio ya anunció de un modo firme que no permitirá que entonces nadie permanezca acampado en la plaza Catalunya, que únicamente les dejará tener un punto informativo. En estos momentos nada indica que la situación vaya a resolverse de un modo plácido.

Representantes del campamento y de los servicios sociales tienen un primer e infructuoso encuentro de dos horas

Tres asesores de los servicios sociales municipales se reunieron ayer con varios representantes de esta protesta. Hasta ahora los dispositivos de ayuda del Consistorio se habían limitado a informar a los acampados de los servicios que la ciudad pone a disposición de todas las personas que carecen de hogar. De todas formas no parece que el gobierno de la alcaldesa Ada Colau esté de repente muy dispuesto a atender sus exigencias. Todo lo contrario. La teniente de alcalde de Servicios Sociales, Laia Ortiz, no intervino en el encuentro. Y la verdad es que los indigentes registraron sus peticiones en el Ayuntamiento y solicitaron esta reunión hace más de una semana.

“A mí la impresión que me acaban de dar es que siquiera se las han mirado –dijo Miqui, uno de los portavoces de la protesta, al término del encuentro, un tanto molesto–. Parece que tienen más ganas de desgastarnos que de escucharnos. Nos han dicho que las estudiarán y que dentro de dos semanas nos llamarán y nos harán algún tipo de oferta. Esperemos que tarden menos, que nos llamen la semana que viene. Si no lo hacen ya veremos qué medidas tomamos”.

Fuentes municipales adelantaron ayer que el Ayuntamiento no considera factible la principal reivindicación de los indigentes. No construirá un hotel para personas sintecho en el centro de la ciudad. En todo caso, agregaron las fuentes del Consistorio, estudiará flexibilizar el acceso de estas personas a las duchas de algunos equipamientos municipales. A la reunión también acudió un representante de la fundación Arrels. Su director, Ferran Busquets, señaló que se le antoja difícil que el Ayuntamiento acepte las reivindicaciones de los acampados. “Nosotros ya planteamos anteriormente ideas similares –explicó–: abrir en el centro de la ciudad espacios que no funcionen como los albergues, que se puedan emplear de un modo más prolongado, que sean un puente a una vivienda… Pero el Ayuntamiento nunca se mostró realmente partidario de ello. Que toda esta gente se esté organizando demuestra que acaban de llegar a las calles, que el perfil de los sintecho está cambiando, que hay que plantear nuevas ideas”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.