El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha ofrecido a los defensores de los consellers destituidos Toni Comín y Meritxell Serret, Gonzalo Boye, la posibilidad de personarse en la causa que se sigue contra ellos por rebelión y malversación de fondos y desobediencia y malversación, respectivamente.

En una providencia, el magistrado ha ofrecido a su abogado, Gonzalo Boye, esta posibilidad a raíz de que el pasado martes aceptase la personación del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, y los exconsejeros también huidos Clara Ponsatí y Lluís Puig, al haberse reactivado las órdenes europeas de detención.

En dicha providencia, el juez Llarena recuerda que el abogado ya recurrió el auto de la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela cuando dictó las euroordenes tras negarse a comparecer ante ella. Los dos exconsejeros se encuentran en Bélgica (Bruselas).

La personación de los dos exconsejeros en la causa le permitirá poder recurrir el auto de procesamiento. Además, en el caso de Comín se retrasaría su probable suspensión de cargo público, debido que mantiene su acta como diputado, al igual que Puigdemont.

Serret presentó su renuncia a su escaño en la cámara parlamentaria catalana el pasado 30 de enero y está acusada de los delitos de malversación de caudales públicos y desobediencia. Mientras tanto, Comín está procesado por los delitos de rebelión y malversación.

Deja un comentario