El juez del Tribunal Suprem Pablo Llarena ha ofrecido un presupuesto para los defensores de los conserjes destituidos Toni Comín y Meritxell Serret, Gonzalo Boye, la posibilidad de personarse en la causa que se sigue contra ellos donde están encausados por rebelión y malversación de fondos y desobediencia y malversación, respectivamente.

El magistrado ha tenido en cuenta que Gonzalo Boye ya ha representado los dos consejeros destituidos en ocasiones anteriores a la Audiencia Nacional, por lo que le ha enviado el auto de procesamiento de los 25 encausados y ha abierto la puerta a su personación.

El juez actúa una vez ya ha dado por personados también al presidente destituido Carles Puigdemont y a los consejeros Ponsatí y Puig. La personación de Comín podría implicar un alargamiento de los trámites de su suspensión como diputado, porque permitiría a su defensa presentar recursos de apelación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.