No hubo milagro en el Etihad y el Liverpool estará en la semifinales de la Champions League. Y eso que el gol de Gabriel Jesús cuando solo se llevaban jugados dos minutos de partido parecía que la noche sería de remontada. Y lo fue, pero no como esperaban los hombres de Guardiola. Porque el Liverpool se armó de paciencia y tuvo la fortuna necesaria para remontar el partido en el segundo tiempo. Salah y Firmino dieron la vuelta al partido (1-2) y confirmaron lo visto en el partido de ida.

El equipo de Guardiola salió desde el inicio en busca del milagro. Desde el banquillo el de Santpedor decidió jugar con tan solo tres defensas y optar por carrileros ofensivos. Se unió la fortuna y en tan solo dos minutos Sterling aprovechaba un error de la defensa red para regalar el gol al brasileño Gabriel Jesús. El tanto hizo que los de Guardiola redoblasen la ofensiva y durante muchos minutos embotellaron a los de Klopp en su área.

El City se vio perjudicado por una decisión del árbitro, el español Mateu Lahoz, quien le anuló un gol legal al filo del descanso

Los hombres de Jürgen Klopp, en un ejercicio de eficacia, resistieron un asedio en el primer tiempo y, en una excelsa segunda mitad, acabaron con las esperanzas de un City que había arrancado el choque de forma inmejorable y que se vio perjudicado por una decisión del árbitro, el español Mateu Lahoz, quien le anuló un gol legal al filo del descanso.

Pese a la goleada sufrida en la ida en Anfield (3-0) y al traspié del pasado sábado ante el Manchester United en casa (2-3), nadie en la ciudad daba por muertos a los ‘Citizens’. Los azules ya habían ganado esta temporada al Liverpool por 5-0 y aspiraban a convertirse en el tercer equipo en la historia de la ‘Champions’ en darle la vuelta a una desventaja de tres goles, tras el Deportivo contra el Milán en 2003/2004 y el Barcelona ante el PSG el curso pasado.

El entrenador del Manchester City, Pep Guardiola (c-i), observa el encuentro desde la tribuna tras ser expulsado del campo El entrenador del Manchester City, Pep Guardiola (c-i), observa el encuentro desde la tribuna tras ser expulsado del campo (Nigel Roddis / EFE)

Cambió el esquema Guardiola para la causa y abandonó su habitual 4-3-3 por un 3-1-4-2, con Walker, Otamendi y Laporte en el centro de la zaga y Fernandinho de medio centro -reculando a central tras pérdida-. Arriba, Gabriel Jesús le ganó la partida al renqueante Agüero y formó como futbolista más adelantado junto a Sterling.

Fue, precisamente, el ariete brasileño el que inició el camino de la imposible remontada cuando todavía no se habían cumplido los primeros dos minutos. Un error en el despeje de Van Dijk -pidió una falta que no fue- lo recogió Fernandinho, que abrió a Sterling y este puso el balón al punto de penalti, donde el ‘33’ no falló ante la salida de Karius.

Tembloroso y dubitativo, el Liverpool no era capaz de frenar las embestidas de un City que durante la primera mitad acorraló y asedió a los visitantes en su área -ningún lanzamiento a portería-. El dominio, sin embargo, resultaba infructuoso, y sólo De Bruyne, con un disparo tímido desde la frontal que atrapó Karius, y Bernardo Silva, que se topó con un poste, lograron inquietar al guardameta en los 35 minutos iniciales.

Guardiola fue expulsado por protestar airadamente a Mateu Lahoz

El final del primer tiempo resultó eléctrico y no exento de polémica. El colegiado, el español Mateu Lahoz, que repartió tarjetas amarillas a diestro y siniestro, se erigió como triste protagonista al anular, en los compases finales, un tanto legal de Leroy Sané por un fuera de juego inexistente.

La decisión enfureció a Guardiola, que protestó airadamente y se encaró camino de los vestuarios con el colegiado y éste le mandó a la caseta, por lo que vio la segunda mitad desde la grada acompañado por su inseparable Manel Estiarte.

Los segundos 45 minutos fueron otra historia. El Liverpool dio un paso adelante y, con una presión alta, acabó forzando los errores rivales y castigándolos. A los 11 minutos de la reanudación, Salah, el de siempre, recogió la redonda en un contragolpe, abrió a Mané, que se fue sin dificultad de Laporte y Otamendi, y no pudo culminar ante la salida de Ederson, pero el egipcio, atento al rechace, no falló y la picó por encima del guardameta para subir el 1-1 al marcador.

Gabriel Jesus celeba el gol del Manchester City Gabriel Jesus celeba el gol del Manchester City (Shaun Botterill / Getty)

Con el City volcado en busca del imposible, los de Klopp se apuntaron el triunfo y la clasificación tras otro nuevo error de la defensa. Esta vez fue Otamendi, que ante la presión de Firmino no acertó a despejar y le dejó la redonda al ariete brasileño: este no desaprovechó el regalo y batió a Ederson en su tímida salida.

Así, el Liverpool, en un ejercicio de eficacia, derrotó por segunda vez en menos una semana a un Manchester City que encadena tres derrotas al hilo y, con un marcador global de 5-1, pone rumbo a semifinales de la Liga de Campeones por primera vez en los últimos 10 años.

Ficha técnica

Manchester City, 1 – Liverpool, 2

1 – Manchester City: Ederson; Walker, Otamendi, Laporte; Fernandinho, De Bruyne, David Silva (Agüero, m.65), Sané, Bernardo Silva (Gündogan, m.74); Sterling y Gabriel Jesús.

2 – Liverpool: Karius; Alexander-Arnold (Clyne, m.81), Lovren, Van Dijk, Robertson; Milner, Wijnaldum, Oxlade-Chamberlain; Mané, Salah (Ings, m.89) y Firmino (Klavan, m.81).

Goles: 1-0, m.2: Gabriel Jesús. 1-1, m.56: Salah. 1-2, m.76: Firmino.

Árbitro: Antonio Mateu Lahoz (ESP). Amonestó a Ederson (m.14) y Bernardo Silva (m.30), del Manchester City; y a Mané (m.14), Alexander-Arnold (m.29), Firmino (m.34) y Van Dijk (m.65), del Liverpool. Expulsó a Guardiola (m.46), entrenador del City, por protestar.

Incidencias: partido de vuelta de cuartos de final de la Liga de Campeones disputado en el Etihad Stadium (Manchester) ante unas 54.000 personas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.