Los millennials son, sobre todo, un invento de la prensa digital para colocar artículos de escaso fuste. Qué hacen, qué les gusta, cómo se relacionan. Si el comercial epíteto está más manido ya que aquel otro de ‘Generación X’, se debe, precisamente, a que entonces la prensa digital constituía un porcentaje ínfimo de lo que se leía. En la segunda década del siglo XXI, quienes merodean la veintena –y que comentan muchas series y pocos libros– dan menos relevancia y cobertura a una muy física banda de rock que a quien les entretiene desde el confortable espacio virtual de un canal de YouTube. O de una cuenta de Instagram.

Nuestra protagonista, forjada en marcos completamente digitales, contradice el paradigma para desnudarse y exponerse como nunca antes a la crítica. Decimos bien: su boda con el publicista más conocido del país, 22 años mayor, generó más comentarios poco amables hacia él que hacia ella. Ahora, Laura Escanes (Barcelona, 1996) se abre en canal con un libro de tapa dura recogiendo vivencias propias, la mayor parte inconfesadas: Piel de letra (Aguilar), será uno de los más buscados en un Sant Jordi que ya se acerca.

Risto es mi hogar y el hogar es donde te sientes a gusto, como si estuvieras sola pero estando acompañada”

Laura Escanes

Youtuber y escritora incipiente

¿Por qué has escogido la cultura en formato tradicional para mostrar tu yo más íntimo?

Algunos y algunas nos atrevemos a hacer cosas distintas y no estancarnos en redes sociales. Cada uno tiene una manera de expresarse y a mí siempre me ha encantado escribir, desde pequeña. Publicar un libro es algo que veía superlejano y cuando tuve la oportunidad… Era como poder echar fuera y desahogarse de todas esas cosas que llevo dentro y no he contado ni en YouTube ni en Instagram.

¿Cómo prefieres que le llamemos a cada texto, largo o corto, que trae cada página?

Reflexiones. Es complicado. Esta es la primera entrevista que hago y pensaba “Madre mía, cuando me pregunten de qué va el libro, a ver cómo lo explico”.

Hablas de sacar cosas afuera y de hecho, tras presentarte, inicias tu libro recomendando llorar. ¿Cuándo fue la última vez que lloraste?

Pues hace muy poco. Soy muy sensible, me gusta llorar por la sensación de quitarse de encima eso que llevabas. Y llorando yo lo consigo. Si estoy mal, me sale solo, no lo fuerzo, y de repente toda esa preocupación o conflicto desaparece.

En la dedicatoria a tu madre y tu hermano incluyes un “pase lo que pase”. ¿Qué puede ocurrir? ¿Estás previendo algún desencuentro?

¡Nooo! Me refiero a que la familia, los amigos que elegimos y las personas importante siempre forman parte de ti. Me refiero a distancia, tiempo y cosas así. Pase lo que pase, formarán parte de ti.

En ‘No te pertenece’ relatas una historia de maltrato que podría ser fabulada pero me da la impresión que viviste personalmente.

Todo tiene parte autobiográfica. Hay reflexiones muy duras sobre hechos que me han marcado duramente: a pesar de mis 21 años, que este viernes serán 22, no todo ha sido de color de rosa. Lo difícil también se tiene que contar. No hay por qué quedarse callada.

Es decir, en tu libro has hecho un honesto ejercicio de sinceridad. Sí. E imagino que por eso estoy tan nerviosa con la presentación, por contar tantas cosas.

‘El consejo que jamás pediste’. Me ha gustado mucho esta reflexión: es lo que ellos quieren ver en ti. ¿Recuerdas algún consejo especialmente cargante o fuera de lugar? Debería hacer memoria… Pero todos nos encontramos en situaciones así, incluso yo también lo habré hecho muchas veces, en que exigimos a quienes nos rodean algo que no está en su esencia. No podemos pretender que actúen como queremos y en cambio, en muchas ocasiones fingimos para gustar más, para llamar la atención de alguien.

Todo tiene parte autobiográfica. Hay reflexiones muy duras sobre hechos que me han marcado duramente: a pesar de mis 21 años, que este viernes serán 22, no todo ha sido de color de rosa”

Laura Escanes

Youtuber y escritora incipiente

Dedicas un pasaje a Delia, tu abuela paterna. Hablas de sus sopas, sus caricias, que ahora ya os separan las nubes… Entiendo que tienes la conciencia tranquila por haberla querido mucho y bien en vida.

Sí, supertranquila. Aunque es verdad que cuando eres más pequeña, al menos a mí me pasaba, me costaba más decir ‘te quiero’. Desde hace un par de años o tres lo digo más, a mi familia, a mis abuelos… Quizá me quedó una espinita de no haberlo dicho más veces a los 15 y los 16.

Leo sobre tu madre, tu abuela, tu hermano… Pero no es solo su ausencia en la dedicatoria sino que no he hallado referencias directas a tu padre.

Hay varias reflexiones dedicadas a él, aunque no lo explicite. En todo lo que soy él también forma parte. Y será así siempre, aunque no aparezca en la dedicatoria. Yo sé que él lo sabrá cuando lea el libro.

Es como un mensaje oculto el que le envías. ¿Crees que conseguiréis recomponer vuestra relación algún día?

Una relación padre-hija o madre-hija, incluso entre amigos, siempre atraviesa momentos difíciles y otros preciosos. Yo me quedo con aprender a superarlos, aprender de los errores y seguir adelante a pesar de lo que ocurra. Todo te ayuda.

Quizá ‘Desde el infierno’ es el episodio más duro; en él explicas una vivencia dolorosa y repugnante. ¿Qué recomiendas a una mujer en caso de agresión?

Contarlo. No guardárselo y mucho menos avergonzarse. Nunca es culpa de la mujer.

Mujer guerrera, lágrimas, fluir, luchar… Hablas de muchas actitudes ante la vida pero escasea el reconocer errores y pedir perdón.

¡Ah! Pues quiero pensar que soy de las personas a quien no le cuesta pedir perdón. Cuando hago algo mal, sé muy bien que lo he hecho mal. Y me mata por dentro. Creo que hay una reflexión sobre ello, sobre dar las gracias y demostrar… Oye, puede ser.

‘Antes de ti’ estoy yo, porque te quiero pero yo me quiero antes. Explícame tu concepto de amor de pareja partiendo de este verso.

Mi definición de pareja, del amor en pareja, es ser equipo. Sumar, ir en la misma dirección y aunque cada uno tenga sus propios objetivos personales, nunca coartar al otro. La libertad es lo principal en una relación. Como lo es en una amistad.

Eso encaja muy bien con la dedicatoria a Risto: “Por ser mi hogar”. Y al hogar uno vuelve siempre que quiere.

Así es, totalmente. El hogar es donde te sientes a gusto, como si estuvieras sola pero estando acompañada. Donde puedes dormir con los zapatos puestos.

Aunque es verdad que cuando eres más pequeña, al menos a mí me pasaba, me costaba más decir ‘te quiero’. Desde hace un par de años o tres lo digo más, a mi familia, a mis abuelos…”

Laura Escanes

Youtuber y escritora incipiente

Deja un comentario