La suspensión de la cuarta edición de la Barcelona World Race, que debía comenzar el 12 de enero del 2019, se debe oficialmente a “una serie de circunstancias desfavorables” según el comunicado que el jueves hizo público el patronato de la Fundació Navegació Oceànica Barcelona (FNOB), organizadora de la regata de vuelta al mundo.

Esas circunstancias desfavorables se concretan en “el clima de indefinición institucional y falta de estabilidad política que vive nuestro país” y “el cambio de criterio en la utilización de los soportes publicitarios por parte del Ministerio de Hacienda, que ha generado incertidumbre en el mercado del patrocinio”. Este factor se refiere a que la Barcelona World Race es un acontecimiento declarado por el Gobierno central de “excepcional interés público” y como tal las empresas patrocinadoras del mismo gozan de beneficios fiscales que, según se desprende del comunicado, no acabarían de estar claros por ese cambio de criterio de Hacienda.

Más allá de la “inestabilidad política”

El cambio de criterio en la utilización de los soportes publicitarios por parte de Hacienda ha generado incertidumbre en el marcado del patrocinio

La nota oficial del patronato de la FNOB, del que forman parte el Ayuntamiento de Barcelona, la Cambra de Comerç, la Fira y el Port de Barcelona, admite que la vertiente deportiva del proyecto no ofrecía incertidumbres. “El posicionamiento de la regata en el calendario internacional de vela oceánica no ha hecho más que mejorar en los últimos tres años. La FNOB es miembro activo de la asamblea general de la clase Imoca, consolidando la BWR como uno de los dos pilares fundamentales del calendario Imoca, junto con la Vendée Globe”.

“En este sentido, la buena acogida del cambio de formato que se ha incorporado a la regata (salida el 12 de enero, con parada obligatoria en Sydney y posibilidad de cambio del copatrón) ha estimulado el interés de participación entre todos los equipos de la clase. Tanto es así que, a estas alturas, siete equipos han confirmado su participación y disponen del presupuesto necesario para hacerlo, y a diez meses de la salida, hay otros 11 equipos que se encuentran en el proceso final de captación de recursos”. “En consecuencia -concreta el comunicado-, esta suspensión no se debe a la falta de interés de equipos participantes, ni de patrocinadores interesados, ni de apoyo internacional, sino a la imposibilidad de concretar el patrocinio en los plazos estipulados”.

Esta imagen en Barcelona no se repetirá en 2019 Esta imagen en Barcelona no se repetirá en 2019 (Archivo)

La nota oficial envía así la responsabilidad principal por la suspensión de la prueba al Ministerio de Hacienda y elude referirse al escaso apoyo que el Ayuntamiento dirigido por Barcelona en Comú ha prestado a la organización de la regata oceánica, con la que nunca se ha sentido en sintonía, como destacaron el mismo jueves, en sendos comunicados críticos, los grupos municipales del PSC, ERC, PDECat, PP y Cs.

El teniente de alcalde Jaume Asens convocó esa tarde del jueves una rueda de prensa en la que se esforzó por desligar al Ayuntamiento de la cancelación de la regata, como si el Consistorio no fuera el patrono fundamental de la FNOB.

El socialista Jaume Collboni, cuyo partido fue el que avaló en el 2005 el proyecto de crear una vuelta al mundo a vela y, bajo la alcaldía de Jordi Hereu, presidió las dos primeras ediciones, en el 2007 y el 2010, acusó a Ada Colau de ignorar ahora el plan de viabilidad de la BWR que el grupo socialista llevó a cabo durante el período en que formó parte del gobierno municipal, entre mayo del 2016 y noviembre del 2017. “El gobierno municipal ha mostrado desde el primer día un total desinterés por los acontecimientos deportivos, atribuyéndoles un carácter elitista que no tienen y no contemplando la oportunidad que suponen para Barcelona en términos de puestos de trabajo, innovación y posicionamiento internacional”, manifestó Collboni.

La oposición reprocha a Colau su falta de interés por los acontecimientos deportivos en Barcelona

El Grup Municipal Demòcrata que, con Xavier Trias al frente de la alcaldía, presidió la tercera edición de la BWR, en el 2014, lamentó también la suspensión de la BWR, que en su caso atribuyó a la falta de interés de gobierno Colau y a la “fobia” del Gobierno Rajoy respecto a Catalunya.

La concejal de este grupo Maite Fandos, que fue en aquel periodo la presidenta de la FNOB, denunció que el actual ejecutivo municipal no apuesta por el deporte como herramienta para promover la capital catalana en el mundo y recordó que los próximos acontecimientos internacionales que acogerá Barcelona se consiguieron en época del alcalde Trias. “Después ya no hay nada”, afirmó.

La BWR deja un hueco importante

Ya se están buscando soluciones para organizar una prueba alternativa que complete el programa del 2019

La FNOB confía en poder hacer la cuarta edición de la BWR en el 2022, el año en que debería celebrarse la quinta. Pero la clase Imoca ya ha hecho saber que está buscando soluciones o iniciativas para organizar una prueba alternativa que complete el programa del 2019, en el que la ausencia de la BWR deja un hueco importante. especialmente porque completar la regata barcelonesa daba derecho a inscribirse en la mítica Vendée Globe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.