La ciudad que nunca duerme es famosa por albergar numerosos establecimientos de moda que exploran las inquietudes de los habitantes de la zona. La historia nos ha demostrado que si hay algo que esté de moda en Estados Unidos, Nueva York tiene de sobras, ya sean restaurantes, pastelerías o en el caso que hoy nos ocupa: panaderías.

Las panaderías son trending y se están extendiendo por todas las calles neoyorquinas por mucho que no hayan sido un tipo de negocio habitual en la ciudad. Esto ha cambiado en los últimos años, dado que Nueva York ha adoptado las panaderías como nuevo negocio de interés, sobre todo en el caso de las que proceden de lugares exóticos.

Hace tiempo llegaron desde Europa panaderías como Le Pain Quotidien (Bélgica) o Maison Kayser (Francia), e incluso desde Israel se asentó Breads Bakery. De países como Corea o Japón también llegaron panaderías a las que ahora se han sumado negocios que vienen pisando fuerte desde lugares como Australia, Italia o Escandinavia.

Aunque cada una de estas panaderías tiene un toque especial y personal, dándose protagonismo a los productos de la tierra de donde proceden, el formato de la gran mayoría de estos establecimientos es muy parecido. Todos ellos cuentan con una zona que se ha habilitado para poder sentarse en la parte delantera del local, mientras que en la parte de atrás se sitúa la panadería en sí misma con el horno donde se elaboran los productos. También suelen tener un mostrador de mayor o menor tamaño para poder vender el pan y otros pasteles a los clientes. La venta siempre suele ser al por menor. El enfoque es muy similar entre todas las panaderías debido a que es lo que buscan los clientes de Nueva York y lo que está funcionando. Así mismo, hay que destacar que algunas de las cadenas que se han asentado en Nueva York tienen previsto expandirse por la ciudad y sus alrededores en cuanto pongan en marcha su primer establecimiento.

Entre las nuevas panaderías que llegan a Nueva York destacan varios nombres específicos que han recibido atención en un amplio reportaje elaborado por el The New York Times. Por ejemplo, Ole & Steen, Bourke Street Bakery o Fabrique.

Ole & Steen

Ole & Steen es una cadena de panaderías que llega desde Dinamarca e Inglaterra, sumando entre ambos países con más de 90 establecimientos. Su producto estrella es el grano de centeno refinado, motivo por el cual la mayoría de sus panes y pasteles están elaborados con este ingrediente tan especial. La nueva panadería de Ole & Steen se situará muy cerca de Union Square, ofreciendo a los clientes un amplio catálogo de productos, entre los que destaca el pan negro terroso. Otros productos que podremos disfrutar allí serán el pan de centeno con zanahorias, sándwiches o las pastas con chocolate, natillas o canela. Ole & Steen es una cadena que nació en el año 1991 en Copenhague y que ya cuenta con un establecimiento en Nueva York situado entre el 48th Street y Lexington Avenue. Pronto abrirá otro local en 40th Street.

Panadería

Bourke Street Bakery

Paul Allam y David McGuinnes fundaron esta panadería en Sídney en 2004 y desde entonces no han parado de crecer. En la actualidad cuentan con más de 10 establecimientos repartidos por Australia. Nueva York tendrá el suyo en la Quinta Avenida, en NoMad. La gran particularidad de estos locales es que los trabajadores suelen moler su propio grano, haciendo que sus productos sean exquisitos y muy caseros. Ofrecen panes de todo tipo, desde los que tienen semillas de lino hasta aquellos con una masa fermentada que incluye cúrcuma. Los pasteles de calabaza son otra especialidad, contando también con una sección de productos salados. Entre las bebidas que sirven se encuentran la cerveza, el café australiano y buenos vinos.

Starbucks Reserve Roastery Nueva York

Una paradoja en sí misma. ¿Starbucks en una panadería? Pero se ha convertido en una de las más populares de Nueva York por su particular naturaleza. Abrió al público el pasado mes de diciembre y está ganando una gran reputación por la gran variedad de pizzas que ofrece. Su pan es el producto más básico que te puedes encontrar en este establecimiento, quedando en segundo plano en contraposición a sus muchos pasteles y sobre todo a los sándwiches elaborados con cornetti y focaccia

Fabrique

Procedente de Suecia, la cadena abrirá un nuevo establecimiento en Nueva York muy pronto. Sus dueños comenzaron en Estocolmo, donde ya tienen más de 15 locales entre la capital y sus alrededores. También tienen cinco panaderías en Londres, por lo que están realizando una expansión internacional progresiva muy eficiente. Ahora abren sus fronteras y cruzan el charco para asentarse en Nueva York. En este local podemos encontrarnos panes rústicos de todo tipo elaborados con centeno, al igual que una gran variedad de pasteles, como los de canela y cardamomo. Pero sobre todo destacan sus baguettes y panes de centeno con arándanos. El truco de Fabrique para que sus productos queden exquisitos no es otro que elaborarlos en un horno de piedra.

Vía: The New York Times

Foto: Pexels – jackmac34


Source link

Deja un comentario