Se ha hablado mucho sobre cómo será la alimentación del futuro, pero no tanto sobre cómo beberemos. Por eso este año Alimentaria ha dedicado por primera vez un espacio de 802 m2 al mundo de la coctelería, en el que a a través de ponencias, talleres y catas se pretende descubrir hacia dónde va el futuro de la mixología y de las bebidas espirituosas.

Se llama Barcelona Cocktail Art y, durante estos días, por él han desfilado –y aún deben desfilar–algunos de los barmants y cocteleros más destacados del mundo; como Javier de Las Muelas, Lucas Groglio, Luís Flóres, Joan Carbó o Marc Álvarez, entre otros. El coordinador de este nuevo espacio, George Restrepo –también director de Coctelería Creativa– nos ha ayudado a recopilar las nuevas tendencias que si no se han instalado aún en las barras tienen los días contados para hacerlo. Así beberemos en el futuro:

1. Sin azúcar

Desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo calificó como enemigo público número 1, la preocupación por reducir el consumo de azúcar ha llegado a todos los ámbitos de la alimentación. También al mundo de la coctelería y de las bebidas espirituosas, que busca cada vez más rebajarlo a través de otros ingredientes como las melazas, el azúcar moreno o la panela.

2. Sostenibilidad en el bar

Reducir nuestra huella para poder asegurar nuestro futuro. Es una de las grandes preocupaciones actuales, también en el mundo de la coctelería. Cada día en todo el mundo se utilizan unas mil millones de pajitas, 500 millones sólo en los EE.UU., según el Servicio Nacional de Parques. Se usan y se desechan de inmediato, en unos 20 minutos, mientras que tardan cientos de años para ser absorbidas por el medio ambiente. Por eso, nacen nuevas alternativas, como las pajitas comestibles diseñadas por la empresa Sorbos que hemos encontrado en Alimentaria.

3. Coctelería saludable y de Km 0

Este año las marcas de bebidas espirituosas han apostado más que nunca por el producto local. Fresas del Maresme, cítricos valencianos… Cuanto más cerca mejor, y es que no sólo es más sostenible, sino también más saludable. También los cócteles no alcohólicos van ganando fuerza y este año se ha presentado en Alimentaria el primer destilado del mundo sin alcohol: Seedlip, elaborado en Londres.

4. Del boom del gin-tonic a otros booms

Si hace años el boom era del ginebra, ahora se abren paso otros licores. La gran apuesta es el ron, pero también otros destilados que llegan de lejos como el whisky japones, el pisco o los mezcales.

El viche, un destilado de caña ancestral elaborado en Cali (Colombia), también es otra de las apuestas que los mixologos barajan que podría llegar en un futuro no muy lejano.

5. Las mujeres toman las barras

Cada vez más. Mujeres que toman las barras para demostrar que la coctelería también puede ser femenina. Si históricamente la profesión de barman era reservada a los hombres, ahora son ellas quienes toman el mando y ponen su creatividad al servicio de los cócteles que sirven.Por eso, las grandes marcas las buscan y su presencia en concursos nacionales e internacionales cada vez gana más terreno.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.