Subida de pensiones para las prestaciones más bajas y para las de viudedad. Este ha sido el compromiso más concreto anunciado por Mariano Rajoy en el pleno de pensiones que se ha celebrado este miércoles por la mañana en el Congreso de los Diputados.

Casi una semana después del histórico 8 de marzo de 2018, el presidente del Gobierno podría haber dado un titular muy feminista, porque a falta de que se defina con exactitud qué entiende el Gobierno por pensiones más bajas, todo apunta al que el grueso de los beneficiados por la medida serán mujeres.

El 92% de las pensiones de viudedad las perciben mujeres.

Ellas son 92,3% de los 2.357.014 millones de pensionistas que reciben una pensión de viudedad, cuya cuantía mensual media es, según los datos del ministerio de Trabajo, de 652,17 euros.

Tomando como punto de partida este límite, podría esperarse que si las pensiones de viudedad entran en la categoría de actualizables, también lo sean todas aquellas cuya cuantía es inferior. En ese caso, estaríamos hablando de que también podrían revalorizarse las 338.644 pensiones de orfandad, con cuantías medías de 382,79 euros mensuales y un 47,5% de beneficiarias mujeres y sobre todo, las pensiones consideradas de Favor Familiar que en el 70,6% de los casos son percibidas por mujeres y su cuantía media no supera los 541,41 euros mensuales.

Solo considerando este tipo de prestaciones estaríamos hablando de que 2.365.452 mujeres y 371.139 hombres podrían ver incrementadas sus pensiones si la jugada le sale bien al presidente del Gobierno.

Estrategia, pero no de género

La perspectiva de género ha estado ausente de la exposición de Rajoy, que no ha dicho que las mujeres podrían ser las más beneficiadas de su propuesta. ¿Quién se acuerda ya del histórico 8 de marzo? Lo que al parecer hoy tenía en mente el presidente del Gobierno era una estrategia mucho más alambicada: tratar de ligar el reclamado incremento de las pensiones a la aprobación de los presupuestos generales del Estado y desbloquear así el principal escollo político al que tiene que enfrentarse en el corto plazo.

Ha tirado Rajoy de habilidades del lenguaje. Tras toda una sesión asegurando que en en ningún caso se volverá a vincular las pensiones al Índice Precios al Consumo, ha terminado calificando de “razonable” la propuesta hecha por la diputada de Coalición Canaria Ana Oramas, de actualizar las pensiones más bajas al IPC.

Un reclamo, el de ligar las pensiones del nuevo al IPC, que han hecho casi todos los grupos de la oposición excepto Ciudadanos y que Rajoy esta dispuesto a conceder, pero muy a medias. Porque esa calificación de “razonable” que ha hecho Rajoy a la propuesta de la diputada de Ana Oramas se traduce, al menos de momento, en una actualización del 1,6% solo para este año y siempre que los grupos políticos apoyen los presupuestos que el Gobierno tiene intención de llevar al Consejo de Ministros antes de que finalice marzo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.