Las mujeres españolas son las segundas de toda la Unión Europea (UE) que más tarde tienen su primer hijo, a los 30,8 años, solo por detrás de los 31 años de las mujeres italianas y por delante de Luxemburgo (30,5), Grecia (30,3) e Irlanda (30,1).

La oficina comunitaria de estadística Eurostat publicó hoy datos sobre la natalidad en la UE durante 2016, una serie de cifras que colocan a España, junto a Italia, a la cola de los Veintiocho en áreas como la tasa de fertilidad o la juventud de las madres al tener su primer hijo.

Frente a los más de 30 años de media de países como España o Italia, las mujeres búlgaras tienen su primer hijo con una media de tan solo 26 años, seguidas de Rumanía (26,4), Letonia (26,8) y Eslovaquia (27), mientras que la media de los Veintiocho fue de 29 años.

La tasa de fertilidad en España fue en 2016 la más baja de toda la UE junto a la de Italia, de 1,34 hijos por mujer, muy por debajo del promedio de dos hijos por mujer que se considera idóneo para mantener la estabilidad y asegurar la tasa de sustitución en una población.

Todos los países del sur de la UE acompañan a Italia y España en un número reducido de hijos por mujer, ya que en Portugal esta cifra se sitúa en 1,36 hijos, en Chipre y Malta en 1,37 y en Grecia en 1,38.

En el extremo opuesto, Francia (1,92 hijos por mujer), Suecia (1,85), Irlanda (1,81) y Dinamarca y Reino Unido (ambos 1,79) registraron las tasas de fertilidad más elevadas, y la media europea se situó en 1,60 hijos por mujer.

Italia y España tuvieron también la mayor cantidad de nacimientos del primer hijo en los que la madre es mayor de 40 años, una edad que superaban en Italia un 7,2 % de las primerizas y en España, un 6,6 %.

Bulgaria y Rumanía, en el extremo opuesto, son los países en más mujeres tienen su primer hijo cuando aún no han cumplido los 20 años, edad que no habían alcanzado el 14,2 % de las primerizas en Rumanía y el 13,6 % en Bulgaria.

En total, unos 5,15 millones de bebés nacieron en la UE en 2016, un ligero aumento respecto a los 5,10 millones que habían nacido en 2015. De ellos, el 46,2 % fue el primero hijo de la mujer, el 35,7 % el segundo y el 12,2 % el tercero, mientras que solo un 5,9 % era el cuarto o más.

Deja un comentario