¿Quien no ha pasado un gran momento de risas con amigos y familia frente a unas buenas bravas? Es una de las tapas más demandadas en la mayoría de bares y sus mayores fans comparten con entusiasmo las recetas más originales, sabrosas o económicas que localizan. Las recomendaciones sobre este plato informal son todo un fenómeno en las redes sociales y en Tarragona han hallado un foro virtual monográfico gracias a la iniciativa Bravas Tarragona.

Los impulsores de este perfil multicanal simplemente trasladaron su habitual crítica informal en las mesas de la ciudad a Internet. A través de perfiles en redes sociales comentan el punto de cocción, la generosidad de la ración y el sabor de cada plato de bravas que se sirven en la capital del Tarragonès.

“La iniciativa nació como un hobby: Nos conocimos en el gimnasio y, aunque suene contradictorio, al salir siempre íbamos a tomar unas bravas”, cuentan los responsables de los perfiles de Instagram y Facebook de Bravas Tarragona, que se confiesan “amantes de las bravas desde siempre”.

Aunque son muy jóvenes –rozan la veintena–, comentan que guardan “grandes recuerdos ligados a esta tapa” fundacional y defienden dignificar una opción gastronómica que “está muy presente en todo tipo de negocios y que es una de las más consumidas”. “Aunque Tarragona organiza rutas de tapas y es muy conocida por el tapeo, creímos que se debía dar atención a una propuesta que ser sirve durante todo el año, en una ciudad de terrazas como la nuestra”, destacan.

Su aventura en la red ha ido en aumento –el perfil de Instagram abrió en 2017– y la experiencia acumulada les lleva al diagnóstico que la calidad de las bravas en Tarragona es muy desigual. “Nos hemos encontrado de todo, pero hemos comprobado que hay bares que están fuera de los circuitos más turísticos y sirven productos de primera calidad”, explican. El precio medio real de la ración en la ciudad se sitúa en torno de los 4,95 euros, en base a los precios de los locales visitados hasta ahora.

¿Como deberían ser unas buenas bravas?

Los responsables de la iniciativa destacan que sus gustos personales pasan por dar la excelencia al sabor de las patatas, dorarlas con doble fritura y que cuenten con salsa específica y un toque picante. “Las bravas cuentan con una salsa que es especial pero muchos bares sirven una combinación de mahonesa y ajo”, lamentan. Sus perfiles en redes sociales cada día suman nuevas críticas y ya han empezado algunas colaboraciones con restauradores locales. Pese al camino recorrido aseguran que su objetivo inicial, encontrar las mejores bravas de la ciudad, no ha hecho más que empezar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.