Las fuerzas encabezadas por el mariscal de campo Jalifa Haftar, leal al gobierno asentado en el este de Libia, han asegurado este viernes haberse hecho con el antiguo aeropuerto de la capital, situado a unos 25 kilómetros del centro de Trípoli.

El portavoz de las fuerzas de Haftar, Ahmed al Mismari, ha señalado que también han sido tomadas Aziziya, Gharian y Tarhuna, situadas en los alrededores de Trípoli, según ha informado la cadena de televisión saudí Al Arabiya.

“La operación no se detendrá hasta lograr los objetivos”, ha manifestado, antes de recalcar que “trabajan de forma diligente para proteger los intereses y la seguridad de la población”.

Horas antes, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha dicho que abandona Libia “con pesar y profundamente preocupado”, tras reunirse en Benghazi con Haftar, que ordenó el miércoles una ofensiva contra la capital del país.

“Aún deseo que sea posible evitar un enfrentamiento sangriento en Trípoli y sus alrededores”, ha señalado en un mensaje en su cuenta en la red social Twitter, en el que ha subrayado el “compromiso” de la ONU con “facilitar una solución política”.

Según las informaciones facilitadas por Al Arabiya, Haftar habría trasladado a Guterres que las operaciones continuarán “hasta la eliminación del terrorismo”.

El miércoles, las fuerzas de Haftar iniciaron una operación hacia el oeste del país, donde se encuentra Trípoli, después de haber ampliado su control sobre el suroeste del país en los últimos meses.

A su vez, el Gobierno que comanda Fayez Serraj –el primer ministro del gobierno de unidad reconocido internacionalmente y apoyado por la ONU– ha lanzado este viernes una operación para frenar el avance de las fuerzas de Haftar.

La operación, denominada ‘Uadi Dum 2’, se concentrará en un perímetro de unos 50 kilómetros en la periferia de la capital, donde aproximadamente 150 efectivos del general han sido detenidos en las últimas horas por las fuerzas leales a las autoridades de Trípoli.

La ofensiva de las fuerzas de Haftar fue anunciada apenas unos días después de que el mariscal de campo mantuviera una reunión en Riad con el rey Salmán de Arabia Saudí, país que apoya a las autoridades asentadas en el este del país.

Haftar y Serraj se reunieron hace cinco semanas en la capital emiratí, Abú Dhabi, donde ambos se mostraron de acuerdo en la celebración de elecciones para poner fin a la crisis en el país.

Libia lleva sumida en el caos desde la caída del régimen de Muamar Gadafi en 2011 a raíz de un levantamiento popular y de la intervención de la OTAN. En la actualidad, cuenta con dos gobiernos, el afincado en Trípoli y reconocido a nivel internacional, y el que tiene su sede en Tobruk.


Source link

Deja un comentario