TESS ya se dirige hacia el espacio. El satélite de la Nasa que está llamado a descubrir miles de potenciales nuevos mundos más allá del Sistema solar despegó esta madrugada a las 00.51 (hora peninsular) en un cohete Space X Falcon 9 desde Cabo Cañaveral, en Florida. Según ha informado la Nasa a la 01.53 de la madrugada, los paneles solares que proporcionarán energía a la nave se han despegado con éxito.

“Nos emociona que TESS ya esté de camino para ayudarnos a descubrir mundos que aún tenemos que imaginar, mundos que puede que sean habitables o que alberguen vida”, dijo Thomas Zurbuchen, de la Nasa en un comunicado de la agencia espacial americana. “Con misiones como el telescopio espacial James Webb podremos estudiar los detalles de esos planetas, estamos más cerca que nunca de descubrir si estamos solos en el universo”, añadió.

Durante varias semanas, TESS viajará en una serie de órbitas progresivamente más elongadas hasta alcanzar la Luna, que le dará ayuda gravitacional para que el satélite pueda alcanzar su órbita final de 13,7 días alrededor de la Tierra. Tras unos 60 días en los que probará los instrumentos, la nave comenzará a trabajar.

Estamos más cerca que nunca de descubrir si estamos solos en el universo.

Thomas Zurbuchen

Nasa

“Cada vez que la nave pase cerca de la Tierra, retransmitirá imágenes completas obtenidas por las cámaras que lleva. Es una de las cosas únicas que TESS permitirá y que antes no eran posibles”, explicó George Ricker, investigador principal de la misión en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT).

La misión está previsto que dure dos años, durante los cuales peinará el 85% del cielo, que han dividido en 26 sectores. Durante el primer año, escrutará el hemisferio sur y en el segundo, el norte.

TESS está diseñado para buscar planetas que orbiten estrellas relativamente cercanas al Sol. La misión se espera que descubre miles de nuevos mundos durante los dos años que durará la misión primaria, según los miembros del equipo de TESS.

(John Raoux / AP)

Algunos de los hallazgos que realizarán estarán los suficientemente cerca de la Tierra para caracterizarlos en detalle usando otros telescopios, como los espaciales Hubble y James Webb, cuando se lance en mayo de 2020. Este telescopio, además, podría identificar posibles biofirmas, como oxígeno y metano en las atmósfera de al menos algunos de los mundos que descubra TESS, según la Nasa.

Esta misión toma el relevo a Kepler, el hasta ahora prolífico cazaexoplanetas, que ha descubierto 2650 nuevos exoplanetas hasta la fecha, lo que supone el 70% de todos los planetas de este tipo que se conocen. Tras nueve años de misión, Kepler se está quedando sin combustible y dejará de funcionar.

Como Kepler, TESS empleará el método de los tránsitos para tratar de encontrar planetas, tratando de notar los pequeños cambios de brillo provocados por esos mundos lejanos cuando pasan por delante de sus estrellas desde la perspectiva del telescopio. No obstante, a diferencia de Kepler, que circunda el Sol, TESS completará cada 13.7 días una vuelta a la Tierra

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.