El Real Madrid juega el último partido antes del gran examen de Munich. Sin opción al título de Liga y con el puesto para la próxima Champions League asegurado, los blancos centran su mirada en la semifinal que afrontan desde el próximo martes contra el equipo alemán. La visita del Athletic de Bilbao es su última prueba. El fin de semana habrá descanso para el Madrid puesto que su partido contra el Sevilla se ha aplazado con motivo de la final de la Copa del Rey.

Así que Zinedine Zidane tendrá días por delante de descanso y de preparación de ese gran encuentro frente al Bayern. De hecho, todo apunta a que la mayoría de los titulares habituales estarán en el césped contra el conjunto bilbaíno tras dar descanso a varios en la visita del domingo a Málaga. Zidane viene rotando a los pesos pesados como Ronaldo, Ramos, Marcelo, Modric o Kroos para evitar lesiones y sobreesfuerzos, especialmente fuera de casa.

48 goles ha encajado el equipo bilbaíno en sus últimas 11 visitas a un estadio que se le da especialmente mal

En el Bernabeu, ante su afición, el Madrid está obligado a dar buena imagen y no quiere regalar más puntos tras los 15 que ya han volado, una sangría que le ha impedido estar más arriba en la tabla. El Athletic parece una víctima propiciatoria: se ha quedado en tierra de nadie en la zona media de la clasificación tras caer en San Mamés frente al Deportivo y sin poder pensar ya en pelear por conseguir un puesto europeo.

Además, lleva 13 años sin ganar en el Bernabeu, desde febrero del 2005 cuando logró un 0-2 con Valverde en el banquillo. En la alineación madridista estaba precisamente aún como jugador Zidane. Desde entonces, once derrotas en las siguientes visitas y 48 goles macados por el Madrid. Una dolorosa racha que parece difícil romper en estos momentos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.