Esta semana los espectadores estadounidenses que querían reír un rato con la deslenguada de Roseanne se encontraron con un episodio de desenlace muy emotivo. Al final del capítulo, como un jarro de agua fría, el equipo quiso recordar al actor Glenn Quinn con una dedicatoria al finalizar el capítulo. El que había sido una pieza clave de la serie como Mark, el yerno de Roseanne, no había podido participar en este exitoso revival porque murió cuando tan sólo tenía 32 años.

Su primera aparición en Roseanne fue en 1990, durante la tercera temporada de la serie, cuando la hija mayor, Becky (Lecy Goranson), empezó a interesarse por los chicos. Su exitosa introducción como Mark Healy permitió que una temporada más tarde apareciera el ahora multimillonario Johnny Galecki (ahora en The big bang theory ) como David, su hermano y futuro marido de Darlene (Sara Gilbert), la hermana mediana. Funcionaba tan bien como interés romántico y complemento cómico que acabó participando en más de 70 episodios.

La historia de Quinn es la triste historia de un juguete roto por los excesos de Hollywood. Nacido en Dublín, se instaló en Los Angeles y su primer trabajo fue un breve papel en el primer episodio de Sensación de vivir (1990), donde casi obtuvo el papel de Brandon y el de Steve, tras pasar ocho pruebas de casting, aunque al final acabaron en manos de Jason Priestley y Ian Ziering. Por suerte, su papel como el futuro marido de Becky en Roseanne le puso en el primer plano de la industria.

Los problemas Quinn los tenía detrás de las cámaras. En los meses previos a su muerte se informaba en los medios de comunicación que el conocido Mark Healy estaba sin un duro, sin casa y siendo incapaz de mantener viva su carrera como actor por culpa de una adicción que había comenzado incluso antes de Roseanne en 1987, cuando sus padres se divorciaron. Le habían visto pidiendo dinero a los clientes del bar Goldfingers que poseía en Los Angeles, que tuvo que vender para saldar sus deudas. Y todo acabó para él el 3 de diciembre de 2002 cuando se instaló temporalmente en casa de un amigo de North Hollywood y le encontraron muerto en el sofá tras sufrir una sobredosis de heroína.

“Echamos de menos a Glenn cada día. Él sigue siendo una parte muy importante de la serie, y está en nuestros corazones”, ha explicado esta semana Michael Fishman en su perfil de Facebook, el actor conocido como D.J, el hijo menor de Roseanne, que siempre recibía las burlas de Mark (Quinn). Quería recordar el actor tras un episodio que trataba su ausencia. En lugar de sustituirle por otro actor o inventarse excusas para su ausencia, los guionistas de Roseanne decidieron que Becky reapareciera como una mujer viuda, que había perdido al amor de su vida demasiado pronto.

Y, según las declaraciones de Fishman, es muy cierto que está presente en el set de rodaje. Las hermanas de Glenn Quinn han visitado la serie ahora que rueda esta décima y excepcional temporada (y, por cierto, como la serie con más éxito del momento) y su sobrino incluso aparecerá en un episodio. También han incorporado un ritual para pensar en él cada vez que ruedan un capítulo en lo que es una anécdota preciosa:

Las hermanas de Quinn han visitado el set de rodaje y su sobrino aparecerá en un episodio

”Antes de cada grabación nos presentamos ante el público. Salimos de la habitación de Roseanne y Dan, pasamos por la cocina y saludamos al público. Es una forma estimulante de conectar con los fans. En ese pasillo puse una fotografía de Glenn y así pensamos en él en cada episodio que rodamos. Le recordamos cada día. Siempre está con nosotros, es parte de nosotros, parte de la serie y de la familia de Roseanne”.

Deja un comentario