Morir de éxito. La moda del usar y tirar. Esa es la justificación que el portal Highsnobiety le da a la presunta fallida de la marca Vetements. Es difícil marcar la fecha exacta de la fiebre por Vetements, pero todo apunta que en octubre de 2015 -año en el que quedaron finalistas de los premios LVMH al talento emergente y en el que Demna Gvasalia, su fundador, fue nombrado director creativo de Balenciaga- la industria de la moda solo hablaba de ellos.

Han pasado dos años desde aquel entonces y algunos ya los dan por muertos. Concretamente, la rumorología se basa en tres versiones anónimas de un ex empleado de Vetements, un socio de una tienda multi marca de lujo y un comprador de minoristas que tienen stock de la marca.

Vetements Vetements (Vetements (Instagram))

“Comenzamos a tener stock de la marca desde sus inicios y la tasa de venta de las últimas temporadas era de un 100%. Si se compara con las última temporadas, que corresponden a la SS18 y la FW2018, las ventas caen un 70%”, dijo un comprador de un minorista asiático a Highsnobiety.

“Desde el punto de venta del minorista, Vetements está completamente muerto”, dijo otro que trabaja en una tienda multimarca independiente. Y añadió: “nadie los está mirando”. Unas declaraciones que abrieron la caja de Pandora y que se tradujeron en un intenso debate en las redes sociales.

Si se compara con las última temporadas, que corresponden a la SS18 y la FW2018, las ventas caen un 70%.”

Anónimo comprador de un minorista asiático

Esto llegó a oídos de la propia firma, que apenas un día después contestó al “pseudo-periodista” que escribió la necrológica de Vetements. “Vetements no apoya el periodismo “wannabe” basado en mentiras y rumores. A día de hoy mi equipo está más fuerte que nunca. Mi responsabilidad e implicación en Vetements no ha cambiado desde el primer día”, ha escrito Demna Gvasalia desde la cuenta oficial de la firma en Instagram..

“La moda no va de ‘hype’s’ ni de inútiles rumores o pseudo-periodismo oportunista. La moda va de ropa y de esto trata Vetements”, concluye. Al fundador de Vetements también se le acusa en el artículo -que es más opinática que otra cosa- de haber abandonado su firma en pro de Balenciaga.

Un “hype” en moda, para los que desconozcan ese término, sería algo así como un globo que se va hinchando hasta estallar. Es decir, nace una marca y al poco tiempo consigue ser un gran éxito y arrolla a todo el que tiene por delante. Se mantiene así durante un periodo de tiempo relativamente corto -de uno a cinco años- para después acabar muriendo.

Se distingue a una marca “hype” porque, además de crecer a un ritmo vertiginoso, sus principales seguidores son las grandes masas. ¿Cuál es el problema? Que con la misma velocidad que te adoran, al poco tiempo te destierran al más absoluto olvido. Aquí es cuando muere el ‘hype’.

Se distingue a una marca “hype” porque, además de crecer a un ritmo vertiginoso, sus principales seguidores son las grandes masas

De manera que por mucho que Gvasalia quiera vender que la modano se mueve por esta corriente y que, en particular, su firma no entraría en esta categoría, las señales indican que sí.

El otro punto está en dar a uno por muerto antes de tiempo. Highsnobiety se basa en tres testimonios anónimos que aportan unos datos -una caída de un 70% de las ventas- que no son oficiales y a partir de estos articulan toda la teoría.

De acuerdo con el ránking anual del portal de moda Business of Fashion, Vetements ocupa el cuarto puesto en la lista de marcas más populares de 2017. Un dato significativo pues si una marca está “muerta” probablemente nadie hablaría de ella. ¿No?

Deja un comentario