La senadora del PP y exalcaldesa de Cartagena (Murcia) Pilar Barreiro está citada a declarar este lunes ante la magistrada del Tribunal Supremo Ana María Ferrer por presuntos delitos de fraude, malversación de caudales públicos, cohecho, prevaricación continuada y revelación de información reservada en el marco de la trama de corrupción Púnica.

La Sala de lo Penal del Supremo abrió causa contra la senadora el pasado 17 de octubre y, en cumplimiento de la ley, ahora le da la oportunidad de declarar por los hechos que se le imputan de forma voluntaria, antes de que decidir de forma formal si pide a la Cámara Alta su suplicatorio. 

La Fiscalía se posicionó a favor de investigar a Barreiro en el Supremo después de que el exjuez de instrucción de la Audiencia Nacional Eloy Velasco –que estuvo investigando el caso Púnica hasta que fue ascendido a la nueva Sala de Apelaciones de este órgano judicial–, remitiese una exposición razonada al alto tribunal debido a la condición de aforada de Barreiro.

A Barreiro se le acusa por presuntos delitos de fraude, malversación de caudales públicos, cohecho, prevaricación continuada y revelación de información reservada

En su auto de apertura de la investigación, el Tribunal Supremo ya considera que los hechos atribuidos a Barreiro “son susceptibles de ser calificados como constitutivos” de cinco delitos.

Precisa que los hechos más relevantes investigados en la trama corrupta relacionados con la aforada es la existencia de supuestos conciertos con empresas de Alejandro de Pedro –considerado el conseguidor de la Púnica– para defraudar al Ayuntamiento de Cartagena y a la Consejería de Educación de la Región de Murcia.

Uso irregular de dinero público

En la exposición razonada del entonces magistrado del Juzgado Central de Instrucción número 6 se subrayaba también que la senadora del PP presuntamente sufragó con dinero público trabajos particulares como la limpieza y cuidado de su reputación en redes sociales y la creación de un diario digital que emitiese informaciones favorables.

Así, entre junio y septiembre de 2014 los trabajos se facturaron como “campaña de publicidad Turismo Cartagena” por 4.840 euros –que se pagaron de forma fraccionada para eludir los controles de la Intervención–. Posteriormente, De Pedro valoró realizar esta labor de forma conjunta con la que tenía previsto hacer para el expresidente murciano Pedro Antonio Sánchez, también imputado en este caso.

El juez Velasco afirmó en su exposición que la exalcaldesa conservadora participó directamente en el diseño del plan que ocasionaría un perjuicio económico a la Administración autonómica contando con el consentimiento de su personal de confianza en el Ayuntamiento, Francisco Ferreño y María del Mar Conesa, quienes pese a no haber compartido alguna de las decisiones personales de Barreiro, la apoyaron y encubrieron “enmascarando” el procedimiento para la obtención de fondos del presupuesto de Educación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.