Se acerca 23 de abril y las rosas ya empiezan a hacer acto de presencia en calles y plazas de Catalunya. En el municipio gerundense de Albanyà se han fijado en una rosa un poco más lejana, concretamente a más de 5.000 años luz. El observatorio astronómico ubicado en esta población del Alt Empordà y muy cerca de lo que se conoce como la Alta Garrotxa, ha conseguido fotografiar la rosa cósmica conocida como Rosette Nebula.

Se trata de una nube molecular gigante que se encuentra en la constelación del Unicornio (Monoceros) de la Vía Láctea, a unos 5.200 años luz de la Tierra, y que se puede ver en invierno y primavera. Estos días de Sant Jordi puede observarse a primera hora de la noche, hacia el oeste, mientras que en invierno se puede ver durante toda la noche. “Se trata de un fenómeno estacional muy bonito porque muestra una zona muy rica en formación de estrellas en nuestra propia galaxia”, explica el astrofotógrafo y presidente del Observatori Astronòmic d’Albanyà, Juan Carlos Casado.

Está formada mayoritariamente por hidrógeno, que es lo que explica su color en tonalidades rosas y rojas. “En ella hay numerosas estrellas muy jóvenes que se están formando a partir de gases y que calientan la nebulosa hasta temperaturas que pueden llegar a millones de grados”, apunta Casado.

El observatorio de Albanyà dispone del telescopio robótico más grande de la demarcación El observatorio de Albanyà dispone del telescopio robótico más grande de la demarcación (Cedida/Observatori Astronòmic d’Albanyà / Cedida/Observatori Astronòmic d’Albanyà)

La imagen de la Rosette Nebula se ha podido fotografiar en todo su esplendor desde el primer parque de cielo oscuro del Estado, que se encuentra en Albanyà. El astrofotógrafo explica que para hacer este tipo de fotografías “es necesario instrumental especializado porque durante el tiempo de exposición, que puede tardar minutos e incluso horas, el telescopio y la cámara tienen que seguir con toda precisión el objeto para compensar la rotación de la Tierra”. El observatorio de Albanyà dispone de un telescopio robótico que es el más grande de la demarcación de Girona y que permite hacer fotografías de alta precisión y con técnicas similares a las que utiliza el telescopio espacial Hubble.

Para ver este tipo de fenómenos se requieren telescopios de buena calidad y cielos oscuros como los del observatorio de Albanyà. “Las nebulosas son demasiado débiles para verse con detalle y el ojo es incapaz de distinguir los colores de estos objetos. La fotografía, sin embargo, permite acumular luz con el tiempo de exposición y recoger así todos los colores existentes”, añade Casado.

Astroturismo en el mejor cielo oscuro

En el noroeste del Alt Empordà en una zona ya en contacto con la Alta Garrotxa, hace alrededor de un año se estrenó el Observatori Astronòmic d’Albanyà aprovechando la inexistente contaminación lumínica idónea para la observación del firmamento.

El centro, que está rodeado por 95 kilómetros de bosque oscuro, cuenta una cúpula automatizada de cuatro metros cuadrados, una pantalla gigante y gradas para poder observar el cielo.

Albanyà es el primer parque de cielo oscuro del Estado Albanyà es el primer parque de cielo oscuro del Estado (Cedida/Observatori Astronòmic d’Albanyà¡)

El camping Bassegoda Park, donde se ubica el observatorio, obtuvo en 2015 el certificado Starlight que entrega una fundación internacional con el aval de la Unesco. El año pasado, se convirtió en el primer parque internacional de Cielo Oscuro en el Estado después de la declaración de la International Dark-Sky Association (IDA).

El observatorio trabaja al servicio de la ciencia pero también quiere convertirse en meca del turismo astronómico en las comarcas gerundenses a partir de este mes de abril, que estrena su segunda temporada y permite hacer, entre otras actividades, bautizos solares y astronómicos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.