La riqueza de las familias españolas se reduce casi un 3%

[ad_1]

El grueso de los activos financieros de los hogares se encontraba el pasado año en efectivo y depósitos (el 41 %)

La riqueza financiera neta de las familias y empresas españolas (diferencia entre los ahorros y las deudas que tienen), se redujo casi un 3 % en 2018, ya que pasó de 1,412 billones de euros en diciembre de 2017 a 1,370 billones a cierre del pasado ejercicio.

Según las Cuentas Financieras publicadas este lunes por el Banco de España, estos activos financieros netos de hogares e instituciones sin ánimo de lucro (ISFLSH) también se reducían respecto al trimestre anterior, cuando se situaban en 1,406 billones.

Los mismos datos destacan que la deuda consolidada de las empresas y de los hogares e ISFLSH se situó en 1,611 billones de euros a cierre de 2018, lo que supone un 133,4 % del Producto Interior Bruto (PIB) y es 5,7 puntos porcentuales inferior al ratio registrado un año antes.

La deuda consolidada de las sociedades no financieras representó un 74,5 % del PIB (si se excluyeran los préstamos interempresariales, la ratio sería un 93,2 %), mientras que para los hogares e ISFLSH, el porcentaje fue del 58,9 %.

De esta forma, los activos financieros netos de las familias, que incluyen el dinero en efectivo, acciones, depósitos y valores en renta que poseen, se situaron en 2,152 billones de euros, ligeramente por debajo de los 2,186 billones que tenían a cierre de 2018, explica el Banco de España en una nota.

Este recorte es el resultado de una adquisición neta de activos financieros de 22.000 millones de euros en 2018 y de unas revalorizaciones netas negativas de 57.000 millones, debidas, fundamentalmente, a la caída del precio de los activos de renta variable, añade la nota.

En relación con el PIB, los activos financieros totales de los hogares e ISFLSH representaron un 178,1 % a finales del cuarto trimestre de 2018, lo que significa 9,3 puntos porcentuales menos que un año antes.

Las operaciones financieras netas de los sectores residentes (empresas, hogares, instituciones financieras y administraciones públicas) registraron, en 2018, un superávit de 18.000 de euros, que equivale al 1,5 % del PIB, frente al 2,2 % observado en el conjunto de 2017.

Las empresas obtuvieron un saldo positivo (1,3 % del PIB), así como las instituciones financieras (2,7 %) y los hogares (0,1%), mientras que las administraciones públicas mostraron un déficit del 2,6 % del PIB.

Por componentes, el grueso de los activos financieros de los hogares se encontraba en efectivo y depósitos, el 41 %, seguido de participaciones en el capital (25 %); seguros y fondos de pensiones (17 %) y participaciones en fondos de inversión (14 %).

El de efectivo y depósitos fue el componente que más incrementó su peso en los activos financieros de los hogares (en 1,7 puntos) con respecto a un año antes, mientras que el peso de las participaciones en el capital fue el que más cayó (-2,3 puntos).

[ad_2]

Source link

Deja un comentario