España está entre los países de la Unión Europea en los que la renta bruta disponible de los hogares hasta la primera mitad del año pasado seguía estando por debajo del nivel registrado en 2008, según un informe de la Comisión Europea publicado el pasado lunes sobre el empleo y la evolución social en el bloque comunitario.

El estudio remarca que la situación financiera de los hogares mejoró en casi todos los Estados miembros a un ritmo interanual del 1,5% hasta la primera mitad de 2017, gracias principalmente al incremento de las rentas del trabajo.

Sin embargo, en varios países como España, Croacia, Grecia, Italia, Portugal y Países Bajos, la renta disponible de los hogares sigue estando por debajo del nivel registrado hace una década, cuando comenzó la crisis financiera.

El informe subraya que el empleo en el bloque comunitario aumentó por encima de las previsiones en el tercer trimestre del año pasado, respaldado por un “sólido” crecimiento económico. En concreto, la tasa de empleo creció un 1,7% con respecto al tercer trimestre de 2016 tanto en la eurozona como en el conjunto de la UE, lo que supone 4 millones y 2,7 millones de empleos más, respectivamente.

Asimismo, el documento señala que las tasas de desempleo en la UE y la zona euro se están acercando al nivel anterior a la crisis. En diciembre del año pasado eran del 7,3% y del 8,7%, respectivamente. “Este ha sido el cuarto año consecutivo con reducciones en la tasa de paro y 2017 registró el mayor descenso anual desde el inicio de la recuperación”, reza el texto.

Así, el desempleo se redujo en todos los Estados miembros en diciembre del año pasado, pero en España la tasa de paro sigue siendo el doble en comparación a la que había antes de la crisis. Las mayores caídas fueron las registradas en Grecia (2,7 puntos porcentuales) y Portugal (2,4 puntos). Sin embargo, siguen existiendo importantes diferencias entre los socios europeos, puesto que las tasas más reducidas (el 2,3% de paro en República Checa o el 3,6% en Alemania contrastan con las de Grecia (20,7%) y España (16,4%).

En España la tasa de paro sigue siendo el doble en comparación a la que había antes de la crisis

Por otro lado, la tasa de desempleo de larga duración cayó medio punto porcentual en el tercer trimestre de 2017, aunque la proporción de parados de larga duración con respecto al número total de desempleados permaneció en el entorno del 45%.

En este capítulo, España registró una caída del paro de larga duración de dos puntos porcentuales, la mayor de todo el bloque comunitario, por delante de la de Portugal (1,9 puntos), aunque no evitó que la española fuera la segunda tasa de desempleo de larga duración más alta de toda la UE.

De hecho, Grecia es el país en el que una mayor parte de la población activa pasa más tiempo sin un puesto de trabajo (un 15,3%), seguido de España (7,1%) y de Italia (6,2%).

El estudio señala que el desempleo de larga duración registró caídas en la mayoría de los Estados miembros y únicamente creció levemente en cuatro países (Austria, Dinamarca, Finlandia y Suecia).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.